• Páginas

  • Categorías

  • abril 2014
    L M X J V S D
    « Mar   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

La España del ego herido – Juicio contra Jordi Évole


Buenos días amigos de OstiaUnLobby.

Hoy me he levantado y he visto, con pesar, esta noticia en en el diario El Mundo: Juicio periodístico a Jordi Évole por la Operación Palace

Supongo que a estas alturas, todos sabéis de que va Operación Palace pero para gente como yo que vive ajena a los movimientos del mundo, os contare más o menos lo que pasó. Los domingos por la noche echan Salvados, sin embargo la noche del 23-F se anunció un contenido diferente a ese programa, un programa para contarnos la verdad sobre lo que ocurrió aquel extraño día en el que aún en estos momentos todavia no tenemos claro lo ocurrido.

Operación Palace – una historia de Jordi Evole es el título con el que se anunció con una virulenta campaña que duró unas cuantas semanas, todo ello acompañado con súper polémicas frases como “Si se supiera lo que vamos a hacer, no nos dejarían emitirlo” y una miriada de mensajes en redes sociales como Facebook y Twitter (que son las que he leido yo).

Llegó esa noche y el Facebook de Jordi Évole se llenó, antes del programa, de mensajes y retweets de gente famosa diciendo que iba a verlo. Mi seguimiento de lo que estaba ocurriendo fue totalmente casual ya que yo, al igual que Salvados, siempre lo veo en indiferido por motivos videojueguiles. Sin embargo mi segundo monitor empezó a ser testigo de la avalancha de comentarios que estaba levantando el documental, que (según fuentes consultadas) mostraba una realidad más cercana a la magistral película La cortina de humo, en la que se presenta un 23-F orquestado por un director de cine para mejorar la imagen de la Corona. Naturalmente, no faltó gente diciendo “Lo que yo venia diciendo desde hace años” en las redes sociales, algo que cambió a una violencia atroz al llegar al final del documental. Este final simplemente indicaba que todo lo narrado era una burda mentira y que el objeto de este “documental” era enseñarle a su audiencia que los medios no siempre dicen la verdad con una frase que, a mi juicio, es lo más importante del reportaje : “Seguramente otras veces les han mentido y nadie se lo ha dicho”. La moraleja es una crítica a como se consume la información y que en muchas ocasiones se dan por buenos, artículos totalmente falsos o virales (Como ocurren TODOS LOS DÍAS en Facebook)

Admito que hasta dejé de hacer lo que estaba haciendo y me puse a seguir las discusiones de distintos grupos en Facebook y el nivel de indignación de infinidad de grupos llegó a niveles increíbles. Muchos se quejaban porque los que quería descubrir la verdad del 23-F ahora ya no podrían hacerlo porque el documental de Evole los había dejado en ridículo. Luego llegó la gente que consideraba a Evole como el advenimiento del siguiente Jesucristo y lo seguian como a un mesias por el desierto, con argumentos de “nos ha traicionado” “Yo crei que era de los nuestros” y , a mi juicio, subnormalidades de ese palo. Sin embargo, mi linea argumental favorita es la que empleó mi grupo emblema de la mala izquierda (Gente que veo representada en mi post de Los peligros de ser de izquierdas ). Este grupo de gentuza que da mala imagen a mi ideologia, empezó una conspiración sobre como el Rey le habia dado dinero a Évole para hacer ese falso documental y asi convertir en material de Cuarto Milenio todas las teorias sobre el 23-F. Lo mejor fue que esta historia ya la sabian demostrada veinte minutos después del programa, algo que no me dejó indiferente, como podéis ver.

Es fácil darse cuenta si uno compara la prensa nacional con la internacional como nuestro propio cuarto poder no está especialmente dedicado al noble acto del periodismo de narrar verazmente los hechos, si no que está más al servicio de alguno intereses en determinadas áreas. No tengo ni que remontarme a épocas lejanas, ¿Cúal ha sido la cobertura del 22-M y de las Marchas por la Dignidad? ¿Qué ocurrió exactamente en Madrid aquel día; por qué hubo palos? La prensa nos miente y lo tenemos aceptado. Sin embargo, aparece un experimento, nos cuenta una historia y termina diciendo “Ey, que no era verdad” y ¿eso provoca la ira de la gente? Sinceramente no lo entiendo. No entiendo como la gente no se moviliza cada vez que aparecen informaciones directamente falsas ¿Por qué, entonces, se carga contra Evole? Aquí viene mi teoria del ego.

Algo que me parece revelador es ver como un sinfin de personas empezaron a borrar Tweets en los que se desmostraba que “se habían tragado” la historia de Évole. Lo importante, el ejercicio de autocrítica que Evole pretende con su documental, la gente lo considera un insulto a su inteligencia. Por lo que yo veo, la gente es totalmente incapaz de asumir que se ha equivocado, que les han engañado o que, simplemente, no tenian razón. Hace más que no leo a nadie diciendo esto que creo que esas palabras directamente no aparecen en redes sociales. Lo importante no es la verdad, si no que yo pueda salir airoso y demostrar que mi ideologia es la correcta. Muchos, al acabar el programa, maldijeron personalmente al periodista por el hecho de haberles dejado quedar mal. Es una sociedad donde solo importa el “Qué dirán”.

Sobretodo, y es algo que degusto con asco prácticamente a diario, es ver como el análisis crítico y sesudo de los datos lo ejercen una absoluta minoria y el resto siguen a Evole como fanáticos sin cerebro, exactamente como ellos mismos se mofan que otros siguen a otros lideres de opinión (políticos o religiosos). Naturalmente un lider no puede dejar que sus adpetos queden desprotegidos ante las adversidades de las ideologias contrarias o, en caso contrario, se producirá exactamente lo que ocurre: Esa sensación de traición que tantos (introduzca palabra mal sonante favorita aquí) tienen. Es esa sensación de traición, ese ego roto.. Es lo que impulsa al actual odio que muchos le tienen a Jordi Évole y les hace omitir esa gran hipocresía en la que se incurre en cargar contra el único que, tras mentirte, te dice que lo ha hecho para que tengas más cuidado con la información que das por cierta sin contrastar si quiera.

Este juicio, desde mi punto de vista, no parece tanto un intento de condenar a un periodista por “mala praxis” (en este país hasta dan premios por eso) si no una vendetta personal por haber confiado en que su audiencia era un grupo con pensamiento crítico. Aceptaría este juicio, si se juzgase de igual manera a todos y cada uno de los periodistas (o sus responsables) que han falseado información, pero este juicio es una pantomima que yo solo logro encajar en el resentimiento amparadose, eso sí, en los preceptos de la ética periodistica. Esa ética que ignoramos a diario y que solo sacamos a relucir cuando queremos condenar a alguien… Porque, que yo sepa, toda la manipulación que se hace sobre los “heridos” de Venezuela (usando imagenes de personas heridas por la Ertzaintza, si no recuerdo mal) ha pasado de manera totalmente impune. Pero no me quiero poner a escribir sobre los cientos de casos de manipulación y falseo de información que sí ocurren en nuestros periodicos y que se olvidan con total impunidad.

Me gustaría añadir que he leido que la credibilidad de Évole se vió totalmente perjudicada tras este programa y yo me pregunto… ¿La credibilidad de Salvados no viene, únicamente, de que no es Évole quien dice las cosas si no sus entrevistados? Ese es el hecho que hace que Salvados sea un programa tan bueno: No lo dice el periodista; todo, absolutamente todo, es dicho por los entrevistados. Este detalle, y el buen nivel que tiene Évole como entrevistador, es lo que me hicieron empezar a seguir Salvados.

Sé que mi opinión es ínfame y totalmente impopular, pero no he podido contenerme al considerar este hecho una injusticia de proporciones exageradas simplemente porque no alude a la profesionalidad o el producto periodistico, si no a una sensación de ego roto y de tweets borrados por caer víctimas de lo que Évole quiso enseñarnos esa noche: Contrastad la información, malditos. Pero estoy muy acostumbrado a ser el malo así que tenéis la sección de comentarios para ponerme a parir, llamarme fanboy sin cerebro o lo que más os guste a excepción que me llaméis “principiante” porque yo, Rufus T. Firefly…

En fin, esto es lo que quería compartir con vosotros. Espero que disfrutéis a tope el fin de semana.

Un saludo

2 comentarios

  1. Pues totalmente de acuerdo. Me alegro de este post. En mis redes sociales, incluso gente a la que por norma general suelo admirar y respetar meaban fuera del tiesto a chorrazos apelando a poco menos que tratados éticos de filosofía alemana.

    Si mal hicieron los que en caliente se lanzaron a fliparse, peor hacen los que en frío se atreven con esto. Aunque me da que son 2 colectivos que en gran medida se solapan.

    Impagables los tuits de Beatriz Talegón, por cierto.

  2. […] La España del ego herido ( Sobre el juicio contra Jordi Évole) […]

Contestar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: