• Páginas

  • Categorías

  • enero 2018
    L M X J V S D
    « Dic   Mar »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

Ser Gilipollas: El estado natural del ser humano


Sí, tú también. Y yo, en la medida en que se me pueda considerar humano. Muchas risas, pero seguro que tú también has llegado a esa conclusión más de una vez. A fin de cuentas, la historia de España es, en gran medida, un desfile de gilipollas tomando al pueblo por gilipollas… y acertando.

Godoy, de profesión : Gilipollas

Si bien ya intuíamos esta realidad, la generalización de las redes sociales ha venido a confirmarla: ¿A cuántos os ha ocurrido entrar en un foro público (página de FB, HT de Twitter, etc…), dejar un comentario normal y que os conteste un tío en plan sobrao/borde/insultantemente sarcástico sin venir a cuento? Uno puede pensar que las generalizaciones son odiosas, que tontos hay en todos sitios. Sin embargo, demos la vuelta a la pregunta: ¿Cuántas veces habéis sido vosotros los que habéis hecho este tipo de comentarios? Pensandlo honestamente: Un tipo deja un comentario diciendo: “Está claro que X” y has contestado en plan “No tienes ni puta idea” o “Por gente como tu va el mundo como va”, cuando no directamente pegando el meme de “alerta por subnormal”. Yo no digo siempre pero, si sois activos en RRSS, seguro que alguna vez.

Y sí, muchas veces la gente escribe cosas terriblemente erróneas (que si las vacunas dan autismo, que si la piel de limón cura el cáncer…) Cosas que pueden llevarnos a pensar que tienen merecido ese trato. Sin embargo… ¿les hablaríamos así si los conociésemos? ¿Si los tuviesemos frente a frente en una cafetería? Probablemente no, o, al menos, lo haríamos con otro tono. Yo os invito a hacer la prueba: La próxima vez que discutáis por Internet, pensad si lo que escribís se lo diríais a alguien conocido a la cara, o si lo que os escriben sería aceptable en una interacción sin ordenador de por medio.

Personas que sacan nuestro lado maleducado: Capítulo 1

Este comportamiento lo hemos normalizado hasta el punto de que, seguramente, muchos no estaréis entendiendo este post porque “Internet es así”. Pero lo cierto es que en Internet ni dejamos de ser nosotros ni las faltas de respeto dejan de serlo. ¿Por qué, entonces, nos comportamos peor? ¿En qué es diferente un foro digital de uno real? Sinceramente, a mí solo se me ocurre una cosa: La distancia, tanto física, como social.

Cuando discutimos en las redes sociales es, a menudo, con gente que no conocemos. No saben nada de nosotros e, incluso, viven lejos de nuestra ciudad. Aunque seamos maleducados con ellos, no habrá represalias. Y por represalias no me refiero solo a que no nos puedan meter una hostia, tampoco pueden tener influencia negativa en lo que la gente (que nos importa) opine de nosotros, lo cual es bastante más poderoso que un puñetazo. Esto nos lleva a una inevitable y terrible conclusión: Si nos comportamos bien por regla general, es solamente porque no queremos estar solos ni que nos partan la cara. En definitiva, que cuando nos sabemos impunes, nuestro impulso es ser maleducados, soberbios e hirientes. Vamos, unos gilipollas de tomo y lomo.

Si Twitter fuese en persona

No estoy hablando ya de la figura del troll. En la época de los foros todos topamos con alguno y pensamos aquello de “¡Qué valiente eres tras un nick y un avatar!”, pero de algún modo sabíamos que era gente que conscientemente interpretaba un personaje por tocar los cojones. Eso sigue existiendo, pero no es a lo que me refiero en este post. Yo hablo de gente normal con nombres, apellidos y fotos en sus RRSS que, liberada de las ataduras de las consecuencias de sus actos, se delatan como los imbéciles narcisistas que en el fondo querrían ser. Y esa gente somos todos.

 

COROLARIO

Aceptando lo anterior como cierto, no podemos sino admitir que Vengadores 2 es un puto PELICULÓN con un ácido mensaje social ¿Que no? Veamos: Una inteligencia artificial hiperdesarrollada, llamada Ultron, se conecta a Internet y en un par de segundos concluye que lo mejor va a ser destruir a la humanidad. ¿Por qué? Pues porque, como decíamos, es ahí dónde las personas sacamos a relucir nuestra naturaleza gilipollas.

Muerte a la humanidad por… bueno, por un sinfín de cosas, la verdad.

Ultron es, SPOILER ALERT, finalmente derrotado por el gilipollas mayor del reino: Tony Stark. Nos advierte así la película de que es imposible luchar contra la idiotez, pues es el sino de la humanidad. Y es que cuando un tonto sigue un camino, el camino se acaba pero el tonto sigue.

No en vano, Ironman es el personaje más odiable y, a la vez, el favorito de todo el mundo (mío también) ¿Por qué? Pues porque como buenos gilipollas, sabemos reconocer a uno de los nuestros. Esto explica el éxito de la serie House, que Vegeta sea el personaje más popular de Dragon Ball y que de los niños de South Park, solo nos hiciese gracia el gordo. Vemos en ellos actitudes que nos sentimos tentados a adoptar, al menos por un día, pero no nos atrevemos (Y menos mal). Y sí, nos reimos, pero es desalentador, la verdad.

Imbécil, egoísta, soberbio, cruel… ¡Cómo nos gustabas, Gregory!

El Efecto Plastilina


Llamo “Efecto Plastilina” al fenómeno que se produce cuando somos excesivamente benévolos juzgando algo porque conocemos el esfuerzo que hay detrás. No lo confundamos con nepotismo, no me refiero tanto a “voy a decir que esto mola porque lo ha hecho mi colega con mucha ilusión”, como a “Esto me parece una mierda, pero en su producción se han invertido muchas horas de profesionales con talento, así que debo estar equivocado”.

Fer escribiendo sosegadamente otro hater-post

Este post viene a reivindicar que la calidad de algo hay que valorarla por lo que ese algo es y no por lo que ha costado hacerlo. Cosas como:

Las películas de animación con plastilina

Efectivamente, este post se me vino a la mente viendo “Chicken Run”, de ahí lo de efecto plastilina. Este tipo de películas se realizan mediante un sistema llamado “Stop Motion” consistente en crear muñecos de plastilina y filmar el movimiento fotograma a fotograma. Esto quiere decir no solo mover las extremidades de los personajes sino también sus expresiones faciales, sus labios si es que hablan, las ramas de los árboles si es que queremos que se vea que sopla el viento… vamos, un trabajo monumental para el que se requiere una gran paciencia y un gran talento.

El resultado sin embargo, digámoslo sin tapujos, es una mierda. Las películas de plastilina son muy, muy, muy feas. Yo no se si es por lo del valle extraño o qué, pero de entre todos los tipos de animación, me parece con diferencia abismal el menos atractivo. Ni Chicken Run, ni Wallace & Gromit, ni “Los García”, la familia de plastilina que venía a vendernos que el Euro iba a ser la hostia, me convenció. Todo feo como el culo de un mono y movimientos tirando a monguer.

Si le preguntas a un adulto, te va a decir que es una obra de arte porque conoce el trabajo que hay detrás y quiere ser benévolo. No obstante, luego esas producciones y nunca triunfan al nivel de otros estilos de animación ni se convierten en referentes de la infancia de casi nadie.

1€ = 166,38 pesepfffffJAJAJAJAJA perdón, otra toma, por favor.

La natación sincronizada

A mi de entrada los “deportes” donde son unos jueces quienes deciden quién gana ya me dan bajona: La gimnasia rítmica, el boxeo, el patinaje sobre hielo… en fin, ya me entendéis. La natación sincronizada, de verdad que me cuesta aun más entenderla si cabe. Solo soy capaz de ver una especie de festival de chapoteos ejecutado por gente a la que le compra los bañadores su peor enemigo. Y desde casa aun menos mal, que tienes la cámara subacuática para ver lo que pasa debajo, pero la gente que va a la piscina ¿Qué cojones está viendo?

No hablemos ya cuando, encima, los locutores se ponen pretenciosos y te sorprenden con cosas en plan: “El ejercicio del equipo Ruso se inspira en la obra de Stravinsky” ¡Anda y no me jodas!

Esta opinión es tremendamente impopular. Sin embargo, cuando la gente entra a rebatir, el argumento es siempre el mismo: Son deportistas de élite y lo que realizan es terriblemente complicado. Pero es que yo eso no lo niego: Las capacidades atléticas necesarias para realizar esos movimientos son titánicas y las horas de duro entrenamiento que hay detrás han de ser cuantiosas. El caso es que eso no debe afectar a la valoración del resultado final, que, en mi opinión no hace justicia a ese esfuerzo.

Cuando te quieres bañar pero aun no has hecho la digestión

La Cerveza Artesana

Tan de moda ahora, la mayoría de ellas me saben peor que las “industriales”. Igual es problema mío, que me he acostumbrado a estas últimas desde joven, pero el caso es que no me pasa lo mismo con el vino ni el licor café, así que yo sospecho que, simplemente, son peores cervezas.

La palabra “artesana” nos evoca a un esforzado emprendedor cervecero, preparando las recetas con entusiasmo y cariño y quien sabe si tal vez evitándonos compuestos químicos que la malvada industria mete para abaratar costes. Tal vez esto sea así en muchas de esas pequeñas compañías, pero todos mis amigos que las defendieron al principio… acabaron finalmente volviendo a la Estrella Galicia. No os dejéis engañar por el romanticismo: Si sabe peor, sabe peor.

Algunas de esas marcas, además, están popularizando una variedad peculiar de birra llamada IPA (Indian Pale Ale) porque por lo visto es más sencilla de elaborar. Yo me alegro de que haya variedad para que cada uno elija… pero a mi no me la deis.

Meados 100% artesanales

 

La Ventriloquía

La más baja disciplina del humor. Sí, más baja que el payaso de circo o los programas de chistes de las televisiones autonómicas. Olor a naftalina y aceite de ricino a quilómetros. Capaz de convertir en casposo y anticuado un concierto de Die Antwoord en el Burning Man Festival. Ahorraos el ponerme enlaces al video ese de “Ahmed el Terrorista Muerto” que ruló tanto por ahí hace años, porque sí, es mejor que Doña Rogelia, pero de ahí no pasa.

Sin duda, para ejecutar un número de ventriloquía es necesario poseer cierto talento: Además de las complicaciones propias de escribir humor se añade el que uno ha de interpretar al personaje que da la réplica manejando al muñeco y, por supuesto, que no se note que mueves la boca al hablar. Es complicado y,  seguro, yo no sería capaz de hacerlo.

El resultado de tanto esfuerzo es esperpéntico y celebro que este tipo de espectáculo solo exista ya en algún cabaret del Raval barcelonés, si es que sigue quedando alguno. No obstante, si por un casual me está leyendo alguien que se dedique a esto: Dejad de una vez de hacer todos el mismo puto chiste de “Me estás metiendo la mano por ahí”  ¡Es que ya está bien, caray!

Ácida crítica del capitalismo

Lo de escribir tu nombre en un grano de arroz

En serio, esto existe y la gente paga por ello ¿Nos hemos vuelto gilipollas o qué?

Carnet de monguer

Pues me he quedado agusto soltando todo el hate, no os creais. Confío en que el concepto de efecto plastilina os sea útil en el futuro y, si conocéis algo que se pueda catalogar bajo este nombre, no dudéis en compartirlo con nosotros en los comentarios.

10 pelis para sobrellevar la resaca en 2018


Este post estaba destinado a publicarse el pasado día de Fin de Año pero, lamentablemente, no pude terminarlo a tiempo. Sin embargo, la naturaleza de esta lista la convierte en útil para cualquier resaca de domingo y no sólo la estándar de año nuevo.

De modo que aquí vamos con una nueva lista de 10 películas para vegetar en el sofá tras una noche larga.

1. 1997: Rescate en Nueva York

Si algo tiene este exasperante y omnipresente culto a los 80, es que a veces sí descubrimos cosas que merecen la pena. En mi caso, John Carpenter. En un 1997 alternativo, Nueva York es una aislada ciudad cárcel en la que los delincuentes son abandonados a su suerte. Cuando el presidente es capturado ahí, solo Serpiente Plissken, el tío más duro de EEUU, podrá rescatarlo.

Cuando hay resaca, tan solo queremos ver satisfechos nuestros instintos sin hacer sesudas implicaciones morales. Ver a Kurt Russel repartir plomo y sembrar el pánico entre violadores, pandilleros e hijos de puta en general, es terapéutico un día así.

EL MOMENTAZO: Me quedo con un gag recurrente: La cara desencajada de terror que ponen tíos con pinta de duros cuando se dan cuenta de que están a punto de enfrentarse a Serpiente Plissken. El chungo entre los chungos.

Plissken lleva muy mal que el mando del garaje no abra a la primera

2. La amenaza fantasma

Abucheadme todo lo que queráis: Esta peli mola. Planteadlo de este modo: ¿Es una digna sucesora de la trilogía original? Rotundamente, no. Pero, si no entramos en comparaciones, es una buena película de aventuras: Colorista, imaginativa, buenas escenas de naves, increíble banda sonora, espectaculares duelos a sable láser…¡Si hasta tiene el mejor villano de las precuelas! Además, es autoconclusiva, de modo que su final no sabe a poco y se puede ver con alguien que nunca haya visto la saga.

Seguramente todos estéis pensando: “Sí, pero… ¡Jar Jar Binks! ¡El horror!”. Dadle una oportunidad y veréis que no molesta tanto como Internet nos ha hecho creer a posteriori.

EL MOMENTAZO: La secuencia de la carrera de vainas es espectacular y además tuvo una gran repercusión en la cultura popular del momento.

¡Dominguero!

3. El equipo A

Para mi, una gran sorpresa fílmica. Tanto, que hasta le dedicamos un post recientemente ¡Qué divertida y qué digna actualización del Equipo A! Los días de resaca uno no quiere sutilezas ni dramas: Quiere ver a sus héroes favoritos haciendo lo que mejor saben hacer: Volcar coches, explotar cosas, darle una hostia tan fuerte al malo que lo lanzas por la ventana…

Poco tengo que decir de esta peli que no haya dicho en el post. Merece la pena si eres fan.

EL MOMENTAZO: Esto es un poco spoiler pero es que para mi es realmente el momentazo: El Equipo A volando con un tanque en parapente, Murdock y Hannibal dirigiendo el vuelo a cañonazos, Fénix asomado a la torreta derribando drones con la ametralladora y M.A. insultandoles a todos porque odia volar. Supéralo.

Fénix vengándose de todas las veces que las palomas le cagaron el Corvette

4. El diablo metió la mano

Dicen los aguafiestas que “noches alegres, mañanas tristes”. Para quitarles la razón, lo mejor son las pelis chorras de risa. Esta es la típica comedia adolescente fumeta. Protagonizada por Devon Sawa y con un cameo de la banda Offspring ¿Se puede ser más 90’s? Yo creo que Sawa directamente se desintegró al pasar el año 2000.

El Diablo posee la mano de Anton (sí, solo una mano) y eso le lleva a cometer asesinatos y otras burradas. Sin embargo, ese contratiempo no le hace perder de vista sus prioridades en la vida: Tratar de tirarse a su vecina cachonda y fumar maría ¡Claro que sí! ¡Crecer nos vuelve imbéciles!

EL MOMENTAZO: La mano poseída de Anton mata a unos colegas del insti. Éstos vuelven como zombis y se le apalancan en su casa. Por supuesto, estar muerto no es motivo para dejar de fumar porros. Magistral.

“Al principio me mosqueé cuando me clavaste una botella en la cabeza, pero ya se me ha pasado”

5. Regreso al futuro 3

Cualquiera de las de Regreso al Futuro sería, de hecho, una gran elección. Pero a mi la tercera siempre me ha gustado un poco más por el hecho de viajar a una época histórica remota. Claro, que si nunca has visto la saga… pues hombre, empieza por la primera.

En esta ocasión, Marty McFly se ve obligado a ir al salvaje oeste para rescatar a Doc. Tiene todo lo bueno de la saga, y además un montón de humor con los tópicos del Western. Como detalle simpático: ZZ-Top participa en la banda sonora y hasta hacen un discreto cameo.

EL MOMENTAZO: La secuencia del tren, apelando al entrañable tópico del oeste de asaltar el ferrocarril a caballo… pero con el ¡Aeropatín! ¡Todo mejora con el aeropatín! ¡Elon Musk, invéntalo ya, caray!

Media Distancia con destino Vigo en 1995, vía 3

6. La Lego pelicula

De estas películas para niños también disfrutables por adultos (a lo Pixar) Se trata de una comedia paródica en la que veremos desfilar a nuestros personajes favoritos haciendo el capullo: Batman, Han Solo, Gandalf… para hacernos notar las cosas que, inconscientemente, perdemos al hacernos mayores.

Visualmente entra sola, logrando lo impensable: Que el Stop Motion no de mal rollo. Cosa que pasa con TODAS las peliculas de plastilina. Que son horribles, reconozcámoslo ya, caray.

EL MOMENTAZO: Un personaje, en su lecho de muerte, decide hacer una confesión que “cambiará el curso de la historia”…

El prota es un entusiasta del conformismo

7. Jumanji

Ahora que han estrenado un remake que, a juzgar por el trailer, no tiene absolutamente nada que ver con la original, es buen momento para recordar esta película. Se trata del único ejemplo del género “Terror para niños” que puedo recordar y fue por ello que nos gustó tanto entonces.

Los protagonistas quedan atrapados en una partida de un juego de mesa mágico capaz de invocar peligros selváticos. Se verán obligados a sortear leones, murciélagos, cazadores furtivos y hasta plantas carnívoras para conseguir lanzar los dados de nuevo cada turno. Las escenas de CGI se ven algo cutres hoy, pero es misteriosa, vistosa, entrañable y fácil de seguir. Ok para una tarde tonta de sofá.

EL MOMENTAZO: La estampida, por supuesto. Una escena tan icónica que hasta fue parodiada por los Simpson.

No vuelvo a aceptar inquilinos de Pamplona

8. Mars Attacks

Un despelote de película que no me puedo creer que haya tardado tanto en meter en esta lista. Es como si un montón de colegas de Hollywood (En serio, tiene un reparto increíble) se juntasen para echarse unas risas a costa de las apocalípticas pelis de invasiones extraterrestres.

Marcianos verdes cabezones, cameos, humor visual y rayos láser. En las mañanas resacosas, no está uno  para dramas shakespearianos.

EL MOMENTAZO: Tom Jones (el de verdad) está dando un show en Las Vegas cuando llegan los marcianos… y deciden hacerle los coros porque Tom Jones es el puto amo en toda la galaxia, joder ya.

Ya me la ha vuelto a liar el Tom Tom…

9. Hot Shots 2

Las películas donde el argumento es una excusa para ir hilando gags son especialmente resaca-friendly: Se disfruta dejando el cerebro al ralentí. En esta, Charlie Sheen es Topper Harley, un ex-soldado retirado en un templo en indochina que es re-reclutado para realizar una última misión. En resumen: Una parodia de las películas de Vietnam, especialmente la saga de Rambo.

La primera parte tampoco está mal, pero esa parodia a Top Gun, que yo diría que ya no es tan popular, por lo que pierde gracia.

EL MOMENTAZO: Topper Harley está a punto de ponerse íntimo con una rubia en el asiento de atrás de una limusina, pero el chófer hará todo lo posible por no perderse el espectáculo.

La peli presume de lo que tiene que presumir. Tanta sensiblería y tanta mierda…

10. 60 segundos

Ahh, el bueno de Nick Cage: No lo soporto, me tiene gracia, luego no lo soporto de nuevo… y así continuamente. Como me pilla en época buena, os recomiendo esta en la que interpreta a Memphis, un legendario ladrón de coches que ha de robar 50 modelos en una sola noche para rescatar a su hermano de las garras de la mafia.

Es de esas películas que yo llamo “de Dream Team”: Alguien tiene un plan para realizar una proeza y, para llevarla a cabo, recluta a gente con gran talento en campos específicos. Siempre genera personajes de gran carisma y esas amistades improbables que tanta gracia nos hacen.

EL MOMENTAZO: Alguien intenta robarle un coche a uno de los chicos de Memphis y este, además de darle una paliza, se enfada mucho porque… “¡Así no es como se roban coches, joder! ¡Pídele a alguien que te enseñe!”

– ¿Qué prefieres? ¿Hacer el amor o robar coches?
– ¡Hacer el amor mientras robo coches!

 

Y si veis que ninguna de estas películas os convence, os invito a que echéis un ojo a las versiones de otros años de este mismo post: 2017, 20162014.

Por último, permitidme un poco de autobombo: Desde el año 2010, participo en Que No Es Poco, un programa especial de Nochevieja emitido por Cuac FM, esa radio Coruñesa que tanto mencionamos. El de este año ya está subido al podcast. Podéis escucharlo si os gustan los chistes cafres y la gente que habla a la vez

Ir a descargar

¡Feliz 2018, lectores!