• Páginas

  • Categorías

  • julio 2018
    L M X J V S D
    « Abr   Ago »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 1 de 3)


¡Hola amigos! Vuestro bloguero desconocido favorito (o sea, yo) se encuentra en plena crisis de los 30, por lo que vuelve a apuntarse a movidas que no hacía desde hace años con la esperanza de darle un canto de cisne decente a su juventud. En este caso, ir a festivales y escribir su experiencia en un blog porque viva el año 2007 me cago en la hostia.

El pasado jueves 28 de junio comenzaba en Santiago de Compostela la primera edición de O Son Do Camiño. Un festival financiado en gran medida por la Xunta de Galicia con un cartel variado, nombres consagrados y un precio, seamos sinceros, de puta risa.

En mi vuelta a este tipo de eventos, me vi rodeado de antiguos amigos de la universidad, el insitituto y el ambiente musical. Como dijo un amigo cuando vio mis fotos en el Facebook: “Fer se ha ido de vacaciones al pasado”. El cartel acompañaba esa borrachera de nostalgia enfrentándome a grupos como Franz Ferdinand, Two Door Cinema Club, The Killers o Mando Diao, ídolos del moderneo durante mis años en la facultad y que, en su mayoría, nunca hasta ahora había tenido oportunidad de ver.

Jueves 28: Resurrección.

Nos liamos un poco con el tema de las pulseras y no llegamos a ver a Bala en el escenario pequeño, una lástima. Tras pillar los tokens y la obligatoria vuelta de reconocimiento, nos sentamos en el prado para ver a Agoraphobia en plan relax. Dieron un concierto muy enérgico y a un volumen absurdamente alto, como tiene que ser. No paran de crecer y lo cierto es que es comprensible. Merecen la pena.

Triángulo de Amor Bizarro, foto de Arturo Coego.

Nos mudamos después al auditorio (el escenario grande) para ver a Triángulo de Amor Bizarro. Siempre me había preguntado cómo funcionaría un show de este grupo en un festival en espacio abierto, lejos del recogimiento y el “tribalismo” de las salas. La respuesta fue que no funciona. Triángulo no conectaron con el público y eso que yo estaba cerca. Lo suficiente como para leer “¡Estáis dormidos, hijos de puta!” en los labios del teclista cuando se adelantó a arengar al público. Yo no se lo tendría en cuenta. Esta banda es de estas que no entran fácil en una primera escucha. Es probable que no te enamoren en un concierto si te cogen por sorpresa porque estabas pillando sitio.

En cuanto a mí, me perdí mis 2 canciones favoritas: La primera porque justo me encontré con un colega y me estaba presentando a sus amigos y la segunda porque tuve que abandonar el foso a causa de que me meaba a nivel extremo. Este último acontecimiento fue clave en nuestra decisión de cambiar del tradicional kalimotxo a los chupitos de Jagermeister con el fin de minimizar el tránsito fisiológico. Contra todo pronóstico, no nos arrepentimos al día siguiente.

Foto de archivo.

Por tomarnos un descanso y pillar sitio para los Ferdinand, nos quedamos en el auditorio y pasamos de ir a Republica. Ignoro si fue una buena decisión porque no conozco al grupo.  El caso es que a penas una horita después, allí estaba uno de mis grupos fetiche, frente a mi, tras tantos años. Salieron, comenzaron a sonar los primeros acordes de “Do you want to” y cuando parecía que el auditorio iba a estallar… EL BAJONAZO. Estaban abriendo el concierto con uno de sus temas más míticos, pero lo tocaban de forma absurdamente ralentizada, como cuando en el YouTube le das a 0.5x para que parezca que el del vídeo va borracho.

Fue un mal comienzo que parecía premonitorio. Aunque las siguiente canciones estaban ya bien ejecutadas, algo fallaba ¿Donde estaban los Franz Ferdinand del puro nervio y energía? Y, a excepción de Kapranos ¿Donde quedó la cuidada estética que un día nos había inspirado a todos a recuperar el rollo “mod”? No me malinterpreteis, fue un buen concierto, la gente acompañó y sus temazos siguen siendo, efectivamente, temazos. Pero aquello estaba falto de alma, como si estuviesemos asistiendo al concierto de una banda tributo a Franz Ferdinand y no a los originales.

Con perdón por la ranciada, pero el tiempo no pasa en balde para nadie. Sacaron disco este año, pero llevaban 5 sin hacerlo y hay que retroceder a 2009 para recordar la última de sus canciones que alcanzó cierta fama. Me duele reconocerlo, pero a día de hoy han alcanzado lo que yo llamo la “fase orquesta” de los grupos de rock: Salen mecánicamente a tocar lo que todos queremos oir. En este caso, sus 3 primeros discos, que fueron la rehostia.

Muchas gracias, Franz Ferdinand, por acompañarme en años clave de mi vida y siempre estareis entre mis grupos favoritos pero por lo que se pudo ver en O Son do Camiño, vuestro tiempo ha pasado. Ojalá esté equivocado…

Franz Ferdinand, foto propia.

Nuestra idea, a continuación, era pillar algo de comer para ver a Rufus T. Firefly. No los conozco pero un grupo con nombre en referencia a Sopa de Ganso tiene todo mi respeto. Lamentablemente eran tales las colas que cuando conseguimos un burrito (bastante mierder, por Tutatis) ya teníamos que pirarnos al auditorio o íbamos a ver a a The Killers desde el quinto carallo.

Con la noche ya cerrada, luchábamos por mantener nuestro puesto en la multitud. Me sorprendió hasta cierto punto que la afluencia de gente fuese tan superior a la de Franz Ferdinand pues yo siempre había sido más de estos últimos y, la verdad, tenía bastante olvidados a The Killers. Craso error, tuve que admitir al final de la noche.

Brandon Flowers enloqueció a la gente con solo con su presencia al frente del escenario con su traje setentero y un símbolo de “macho” en el micrófono. Se ganó al público con su carisma y sus frases ensayadas en español: “Hola gallegos ¡Yo también soy un peregrino!” dijo, y joder, la verdad es que mola que se enteren de a dónde han ido a tocar y hagan el esfuerzo de currarse algo. Más si lo comparamos con la pereza de Alex Kapranos diciendo vagamente “Yeah, yeah, son do caminuou, wow, rock and roll.” entre canciones.

Comenzaron con un auténtico melocotonazo (visca el Fary) que, sin embargo, yo no había escuchado jamás ¿Como era posible? Pues porque es una canción nueva. Han sacado un nuevo álbum y el single (The Man) mola una tonelada. Estupenda señal.

The Killers, foto propia.

La gente comentaba que ni el bajista ni el guitarrista eran los de siempre. Lo cierto es que no los conozco, pero si así fue, la verdad es que ello no afectó al espectáculo. La voz de Flowers sonó, de principio a fin, como un trueno. Poder cantar tan bien de forma ininterrumpida no parecía ni posible. Genial también el coro y genial la puesta en escena, cañonazos de serpentina incluídos.

Se guardaban lo mejor para los bises. Tras la pausita de rigor, el líder de la banda regresó con un traje dorado brillante. Se permitió un momento de lucimiento ante el público, con los brazos extendidos, consciente de que lo estaba petando, como diciendo “Yo soy el rey de este monte”. Fue muy difícil mantener la integridad física cuando, finalmente, tocaron “Human”. Un concierto para el recuerdo y que me ha hecho interesarme por los nuevos trabajos de la banda. The Killers, para mí, han regresado de entre los muertos.

Sin tiempo a recuperarnos de esto, comenzó Carlos Sadness en el escenario pequeño. Su actitud me produce bastante rechazo y algunas de sus canciones eran en plan “Two Door Cinema Club wannabe” descarao. Creo que es un problema generacional porque público no le faltó y la mayoría eran bastante jóvenes. No me molesta, pero no me gusta.

Lost Frequencies, foto de O Son Do Camiño

La noche terminó con el Dj Lost Frequencies. Reconozco que no sé apreciar justamente el trabajo de estos artistas, así que me limitaré a decir que nos lo hizo pasar muy bien, que para el caso me parece la mejor crítica que le pueden hacer a uno.

Estábamos agotados, pero llenos de expectativas ante el fin de semana que nos esperaba.

Vaya por Dios, me he extendido demasiado y aún no he llegado al segundo día. Vamos a dejarlo por hoy y a ver si puedo publicar pronto la segunda parte ¡Un abrazo, amigos de Ostia un Lobby, y hasta pronto!

2 comentarios

  1. […] O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 1 de 3) […]

  2. […] Si no has leído las partes anteriores (y suponiendo que quieras hacerlo) están disponibles aquí: Parte1, […]

Contestar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: