• Páginas

  • Categorías

  • julio 2018
    L M X J V S D
    « Abr   Ago »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 2 de 3)


Lo prometido es deuda y volvemos con la segunda parte de mis aventuras en O Son do Camiño, festival de música ya presentado en la anterior entrega de esta crónica.

Viernes 29: Los tenis del Primark are made for dancing.

Como ya adelantamos en el anterior episodio, nos despertamos bastante bien teniendo en cuenta lo del Jagermeister. Genial, porque pese a que esta era la única jornada para la que aun quedaban entradas, para mí era la más fuerte del festival. El día estaba nublado y daban posibilidad de tormenta eléctrica, pero finalmente solo cayeron un par de gotas.

La cantante de The Gift al darse cuenta de que olvidó renovar el tiquet de la zona azul. Foto de O Son do Camiño.

Esta vez los grupos de la tarde nos interesaban bastante menos así que llegamos directamente para ver a The Gift en el auditorio. Son, estos portugueses, el típico grupo que ves en muchos carteles pero rara vez a la cabeza, y eso que ya llevan varios años en el asunto. Pues para mí fueron la sorpresa del festival.

Salieron ante un auditorio semivacío, en el que la gente estaba más preocupada de si iba a llover o no que de atender al grupo, y nos pusieron a todos a bailar con su pop electrónico y una cantante entregada. Al final del concierto todos estábamos pegados al escenario y se llevaron una gran ovación bien merecida. Además, el teclista-bajista se parecía a Mortadelo e iba vestido como Filemón, gran homenaje a la cultura de este país. Hay que quererlos. Si tenéis oportunidad, no os los perdáis.

A continuación nos dirigimos a (la barra cerca de) el escenario pequeño para echarle un ojo a unos desconocidos PLYA. Correctos, pero no me llamaron excesivamente la atención. Los vimos un rato mientras apurábamos nuestras consumiciones y regresamos al auditorio donde nos esperaba, (sigh) Residente.

Residente, foto propia.

No me molaba nada Calle 13 y no tenía ningún interés por ver a uno de sus miembros en solitario. Me hubiese quedado de buena gana en el escenario pequeño, pero por motivos que escapan a mi comprensión, a mis amigos sí les gusta, así que no me quedó más remedio que ceder.

Tratando de ser justo, no estuvo tan mal. Un conjunto de buenos músicos y una carismática corista arropaban más que bien al rapero caribeño, que además demostró tener una excelente voz para el género que interpreta y una gran conexión con el público. Fue un buen espectáculo.

¿Cual es el problema entonces? Las letras. Sus canciones como Residente son activismo político del todo a 100. Las de Calle 13… pues lo que yo recordaba que era Calle 13: rimas sonrojantes y cierto tufillo machista-reggatonero. Pero insisto, una vez conseguí ignorar las letras, me lo pasé bien.

Antes de continuar, deleitémonos con este fornido mancebo cuya foto publicó la cuenta oficial del festival ¡¡Grrruaur!!

Después de descojonarnos un rato haciendo freestyle imitando el tipo de rimas de Calle 13, a mis compañeros les entró el hambre, pero esta vez no les acompañé. Se avecinaba el concierto, para mí, más esperado y no pensaba ceder mi sitio. El tiempo que estuve allí esperando me sirvió para hacer un inesperado descubrimiento: Existen personas a las que no les gusta Two Door Cinema Club. Un misterio de los de llamar a Iker Jiménez, oiga.

Solo uno de mis amigos había vuelto al sitio cuando, de pronto, apareció un fulano disfrazado de Pete Doherty que resultó ser Alex Trimble, el cantante de TDCC, y casi sin tiempo para recibirlo, arrancó nuestros pies del suelo con “Undercover Martin”. Empezaban a tope los norirlandeses y no dieron ni un segundo de respiro.

Se sacaron la presión de encima tocando de primeras las más antiguas y conocidas. Esto fue terrible para mi salud, porque me sabía las letras y me desgañité a cantarlas. Nunca aprendo. Nos hartamos de hacer el chiste de “Bueno, nos vamos ya, que el trabajo está hecho”, pero la realidad es que este grupo no tiene un tema aburrido. Tocaron de carrerilla, a penas interactuaron con el público y no tocaron bises. Sin embargo, de algún modo, sí se produjo algún tipo de comunión que no sabría explicar.

Two Door Cinema Club, foto propia.

Tras un final apoteósico, en el que no faltó “Sleep Alone”, me costaba hablar y mi camiseta estaba empapada. Hacía años que no disfrutaba tanto con un concierto. Lo único que no podía evitar pensar es cuánto más hubiese molado de haber sido ya por la noche, pero no se puede tener todo.

Debido al despliegue de fuerzas realizado, era indispensable descansar. Me reencontré con mis amigos al final del foso, al lado del control de sonido y me senté en el suelo con la espalda apoyada en la valla a tomarme un tinto de verano mientras esperaba por el plato fuerte del día: Jamiroquai.

Una vez más, mis gustos y los de mis acompañantes no coincidieron y decidimos quedarnos donde estábamos para ver a Jay Kay y sus colegas. Me había vaciado en TDCC así que tampoco peleé mucho por ir adelante.

Nos quedamos un poco flipaos cuando vimos el estado del cantante. El bueno de Jay ha sido toda su vida un hortera de primera división. Lo del chándal de yonki y el penacho de indio hace cierta gracia cuando eres un chavalín de 20 años, pero cuando eres un señor de 50 al que, además, le sobran unos cuantos kilos, da un poco de grima. En especial si el penacho en cuestión se ilumina como un árbol de navidad y decides ponerte unos guantes blancos como si fueras el puto Mickey Mouse.

Jamiroquai, foto propia.

Por suerte para todos, el cuidado que parece no haberle dado a su cuerpo sí se lo ha dado a su voz. Sigue siendo poderosa y llena de personalidad. Eso, junto a los músicos que lo acompañan, que nunca fallan, es más que garantía de éxito. Sonaron bien, muy, muy bien. Completaron el show con un acertado juego de luces que convirtieron el Monte do Gozo en una discoteca setentera, excelente para el ritmo funky con el que la banda siempre nos atrapa.

Hicieron un buen repaso de su carrera en el que incluyeron algunas canciones del último álbum y las clásicas: Little L, Cosmic Girl, Travelling without moving… Allí bailaban hasta los camareros, tanto, que mis tenis de 8€ del Primark dijeron basta y se rompieron. Y es que ya lo dicen ellos mismos en “Canned Heat”, uno de mis temas favoritos no ya de ellos sino en general: “You never see my feet cause they move so fast. Dance!”. Un gran esfuerzo al que solo cabe echarle en cara el no haber tocado “Virtual Insanity”, pero en fin, alguna hay que dejar fuera.

Justo al terminar, comenzaba La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.) en el escenario pequeño. Este grupo me decepcionó, pero no por ellos, sino porque yo pensaba que eran otro grupo. Por algún motivo, creía que eran rollo La Pegatina o Bongo Botrako, y para nada. Hubiese molado un poco de rollo “hey chipirón” a esas horas y justo despues de Jamiroquai. Tonterías a parte, están bastante bien. Quedan de deberes.

Don Diablo, foto de O Son Do Camiño.

Después, mucha gente pegó la espantada y fue cojonudo porque se estaba muy cómodo viendo a Don Diablo. Como ya dije en el volumen uno, no soy muy bueno juzgando a los Djs. Estuvo divertido, aunque quiero mencionar el truco torpe y barato de sacar la bandera de España para ganarse al público ¿No tiene un asesor que le diga que eso en, este país y en un ambiente modernete, no mola? Que tampoco es que personalmente me moleste, pero…

La mayoría del pescao estaba vendido, sin embargo aún quedaba por ver qué sorpresas nos tenía guardadas el pez más gordo del festival al día siguiente.

Y esto dio de sí el segundo día. En breves el tercer y definitivo capítulo de este post que parece alargárseme hasta el infinito ¡Hasta pronto, amigos de Ostia un Lobby!

2 comentarios

  1. […] O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 2 de 3) […]

  2. […] Y por fin el desenlace de esta historia que narra, en plan gonzo, lo ocurrido en el festival O Son do Camiño. Si no has leído las partes anteriores (y suponiendo que quieras hacerlo) están disponibles aquí: Parte1, Parte2. […]

Contestar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: