• Páginas

  • Categorías

  • julio 2018
    L M X J V S D
    « Abr   Ago »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 3 de 3)


Y por fin el desenlace de esta historia que narra, en plan gonzo, lo ocurrido en el festival O Son do Camiño. Si no has leído las partes anteriores (y suponiendo que quieras hacerlo) están disponibles aquí: Parte1, Parte2.

Último día, sábado 30: Mitomanía.

Cuando me desperté por la mañana, mi afonía se había convertido en un auténtico problema. He descubierto que cuando estás afónico a ese nivel, la gente tiende a meterse más contigo a sabiendas de que no les puedes contestar ¡Malditos cobardes!

Nos habíamos despedido la noche anterior citándonos para un vermú que jamás ocurrió porque en algún momento habría que dormir. A eso del mediodía comenzó a llover a mares. Entre eso, el cansancio, que los grupos de la tarde no nos interesaban mucho (A excepción de Terbutalina, pero eran demasiado temprano) y, para que negarlo, que el Argentina-Francia estaba muy interesante, no nos presentamos en el recinto hasta eso de las 7pm. Justo a tiempo para enganchar el primer gin-tonic y ver empezar el concierto de Novedades Carminha.

Novedades Carminha, foto propia.

El auditorio estaba bastante vacío debido a las inclemencias del tiempo, que sin embargo comenzaba a mejorar. Lo agradecimos tras dos días de constante aglomeración ¿Y qué decir del grupo? Salieron con la ilusión y el aliciente que da tocar en casa y convencieron. Siempre he dicho que este grupo es el heredero del estilo de Siniestro Total por sus influencias punkis y su retranca. Mis amigos y yo no parábamos de mirarnos y partirnos con las letras (pero de forma intencionada, y no como el día anterior en Residente). Son una banda de reirse y bailar a saltos con tus amigos. No pretenden ser más y nosotros se lo agradecemos.

Ya os avanzo que este día ignoramos por completo el escenario pequeño. Mucha gente me dijo que León Benavente estuvieron de la hostia, pero por lo poco que he escuchado de ellos me parecen el típico grupo indie español de música coñazo y cantante sin voz que a la gente le mola “por las letras, que son pura poesía”. Ahora bien, es posible que en directo se transformen y mi opinión cambie radicalmente como ya me ocurrió en su día con Vetusta Morla.

Aclarado esto, los siguientes en presentarse en el auditorio fueron otros resucitados: Mando Diao, que siguen en su lucha por recuperar el éxito que ellos mismos tiraron por la borda tras lo de pasar inexplicablemente a cantar en Sueco, el álbum infame e igualmente inexplicable Ælita y despedir al cantante principal y cofundador.

Mando Diao, foto propia

Creo sinceramente que deberían comprarse una casa en Galicia: Es el único sitio en que siguen estando de moda y se les profesa un cariño fuera de lo normal. Pese a los espectáculos lamentables que han dado los últimos años en estas tierras, siguen tocando aquí con frecuencia y llenando. Joder ¡que este fue ya su segundo concierto en Santiago en lo que llevamos de 2018! Si siguen así van a acabar yendo a Luar como ya le pasara a Boney M.

El concierto fue mucho mejor de lo esperado (aunque estar, están cascaos) y la gente se implicó mucho. A lo mejor fue impresión mía, pero yo los vi emocionados. Coreamos, saltamos, hicimos ruido, nos lo pasamos bien, sí, pero fue un espejismo. Como una cena de antiguos alumnos: Mola volverse a juntar por una noche, pero los tiempos del insti no regresarán nunca.  Desde luego nada que ver con aquellos Mando que vi hace ya una década (justo antes del “Dance with somebody”) y parecía que se iban a comer Europa.

Me he puesto intenso con esta especie de elegía, esperad que compense: Como había mucha cola, meé contra un pino y se me metió meao en el tenis del Primark porque, como sabrán los que se leyeron el volumen anterior, estaban rotos. En fin, tras este asqueroso “inpass“, volvamos a la crónica.

Era el momento de prepararse para Lenny Kravitz. Reconozco que mi presencia en este concierto era por pura mitomanía, que no es el más noble de los motivos por el que ir a un concierto. Me da un poco de rollo esa actitud de coleccionista de cromos en plan “¡yo vi a tal!” y me temo que este era el motivo mayoritario por lo que la gente estaba allí.

Lenny Kravitz, foto propia.

Supongo que por eso mismo me encontré aquí con un par de posturillas un tanto desagradables. Como ellos van a por la celebrity y la música se la suda, se enfadan si les empujas accidentalmente al saltar. Si no quieres que los selfies te salgan movidos, vete del foso, que esto es un concierto de Rock, subnormal.

Si ya, cuando apagaron las luces, todo el mundo empezó a chillar (menos yo, que recordemos que estaba afónico), cuando al fin salió Lenny parecía que se derrumbaba el auditorio. Reconozco que es un portento. Desbordaba el escenario con su presencia. Inexplicable y magnético.

Pero atiende, que el cabrón arrancó con “Fly Away”, con dos cojones. Y siguió con varias bastante conocidas. Aquello era la releche pero acabó por ocurrir lo que yo me temía: En cuanto pasaron las 4-5 más populares, nadie se sabía ninguna más. Llegaba a ser un poco incómodo cuando ponía el micro para que cantásemos y solo se oían tímidos tarareos. Es el problema de cuando el personaje se impone al músico.

De todos modos, Lenny tuvo oficio suficiente para superar esos momentos y no dejar que decayera la cosa. Nos tuvo comiendo de su mano durante todo el espectáculo hasta que llegó el momento estelar: Sacó su Flying V, la mítica guitarra en forma de flecha, y puso todo patas arriba con “Are you gonna go my way”. Uno de los mejores momentos de festival. Lenny tocó  un total 20 minutos más de lo que le correspondía y la peña aún le pedía más bises. Una auténtica leyenda del Rock.

C. Tangana, foto de O Son do Camiño.

Entre el retraso del concierto y lo que tardamos de salir del auditorio C. Tangana ya llevaba un buen rato de concierto en el escenario pequeño. La verdad es que este tipo me tiene intrigado tanto por su música como por los jardines en que se mete y el tipo de gente a la que atrae. No estoy seguro de que me guste, pero lo que está claro es que hace algo nuevo y ha atraído a las nuevas generaciones hasta el punto de que me consta que hubo gente que compró la entrada del viernes solo por su concierto. Ignorarlo por “pijo” o porque “el trap es mierda” sería pecar de carcamal.

Me hubiese gustado adentrarme a ver qué ambiente se respiraba en su concierto, pero por desgracia había ya demasiada gente a esas alturas y además nos moríamos de hambre. Evité el sitio de los burritos mierder para caer en el de las hamburguesas veganas más secas de la historia ¿Podemos reconocer ya que los food trucks son una mierda, por favor?

La última actuación de la noche y, por tanto, del festival, fue la de Martin Garrix. A diferencia de con los 2 Djs anteriores, esta vez el auditorio sí estaba lleno. Estábamos destrozados y ya habíamos gastado nuestros últimos tokens. Nos lo habíamos pasado muy bien y nos resistíamos a que acabase, pero de pronto ocurrió algo: El Dj pinchó “Hey girl, hey boy”, de los Chemical Brothers, grupo al que iríamos a ver a Bilbao en unas semanas varios de los que allí estábamos.

Martin Garrix, foto de O Son do Camiño.

Fue como cuando en la ceremonia de clausura de las olimpiadas se le entrega el fuego a la siguiente sede, como si el festival nos diese su bendición y nos emplazase a la siguiente fiesta. Dimos por buena la señal y abandonamos el recinto antes de que la sesión de Garrix acabase.

Un fin de semana, en definitiva, memorable.

 

Contestar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: