• Páginas

  • Categorías

  • agosto 2017
    L M X J V S D
    « May    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

Los verdaderos 24 pasos para convertirte en Gallego


El otro día leí este artículo en el que proponían 24 pasos para convertirte en gallego. Por supuesto, como gallegos, nos vimos en la obligación de comprobar su veracidad y he de decir que… ¡Chorradas! Estos son los auténticos 24 pasos:

  1. Vota al PP
    Yo solo sé que había nieve

    Yo solo sé que había nieve

     

  2. Avergüénzate de tu acento salvo cuando vayas a Madrid. Presume de el entonces.
  3. Construye tu casa donde te salga de los cojones y con la forma y color que te salga de los cojones.

    Esto existe en serio

    Esto existe en serio

  4. Destruye cualquier entorno natural para que unos cuantos hagan negocio y llámalo progreso.
  5. Presume de retranca y del fino humor gallego. Luego pon Luar para ver a Mucha e Nucha.
  6. Flípate con que sabes Portugués aunque no entiendas ni te entiendan una mierda de Braga para abajo.
  7. Escribe en Gallego de forma deliberadamente incorrecta porque “El verdadero Gallego es el que se habla en la aldea”como si se hablase igual en todas las aldeas.
  8. Escribe en Gallego de forma accidentalmente incorrecta y justifícate diciendo que “Cambian la normativa cada año” aunque solo hayan cambiado una vez en los últimos 30 años.

    Se conoce que la bandera también la cambian

    Se conoce que la bandera también la cambian

  9. Quéjate de lo mal que funcionan los servicios públicos pero no pierdas la oportunidad de colarte en la lista de espera del SERGAS porque conoces a un médico.
  10. Tu puto pueblo/ciudad es el no-va-más y es normal que tu tambien tengas un aeropuerto/puerto exterior/palacio de congresos gigante/museo absurdo vacío/campus universitario
  11. Da la matraca a todo foráneo con que la playa de Rodas, en las Cíes, es considerada “la mejor playa del mundo” porque lo dijo un suplemento dominical de un diario Inglés en el año 2007
  12. Desprecia cualquier cerveza que no sea Estrella Galicia. Debes presumir, sin sonrojarte, ante belgas y alemanes de que la Red Vintage es la mejor del mundo porque ganó un premio una vez.
  13. Cosa de moda + referencias rurales = humor

    Galiza Ceive, poder do Luar

    Galiza Ceive, poder do Luar

  14. Presume de lo cosmopolita que es tu ciudad mientras te refieres al marroquí de abajo como “el moro”.
  15. Decir Galifornia ni es ridículo ni está muy visto. No dudes en usarlo.
  16. Flípate con lo de ser “celta” y explícaselo a cada irlandés/escocés/etc.. con el que te encuentres.

    Pa flipaos estos

    Pa flipaos estos

  17. Trata a los clientes de tu negocio como si fuesen una molestia.
  18. Presume de lo trabajadores que somos los gallegos mientras enseñas a tus hijos que opositar es lo mejor porque tienes muchas vacaciones y no te pueden echar aunque te rasques los cojones.
  19. Recuerda a los emigrantes gallegos como héroes, pero habla mal de los inmigrantes y justifícalo con que “Nosotros íbamos con los papeles en regla y no íbamos a delinquir”

    Veña a vender paraugas no San Froilán

    Veña a vender paraugas no San Froilán

  20. Cualquier actividad de ocio que no consista en ir al bar es para niños y debes reirte de cualquier adulto que las practique.
  21. Jamás recicles. Eso es para imbéciles ¿No te das cuenta de que luego lo mezclan todo en el camión? Que me lo dijo a mi hace 7 años un amigo de mi primo que trabajó en SOGAMA.
  22. Cualquier chanchullo para enchufar a un familiar o ahorrarte impuestos es motivo de orgullo. Presume de ello en público.
  23. Existe una serie de cosas objetivamente injustas e incluso ilegales que “fueron así toda la vida”. Has de aceptarlas porque “eche o que hai”.
  24. Cuando ganes algo de dinero, tu primera prioridad está clara: Cómprate un Mercedes para que tus vecinos sepan que has ganado algo de pasta.
O por lo menos, arreglatelas para que parezca un buen coche

O por lo menos, arreglatelas para que parezca que tienes un buen coche

 

La sección de ofendidos es ahí abajo, donde pone “comentarios”.

¿Quién es el malo?


¡Muy buenas a todos estimados lectores de OstiaUnLobby!

Tengo como una idea en la cabeza y creo que solo si la escribo y la comparto con vosotros quizás pueda terminar de darle forma. Me gustaría que jugáramos a descubrir quién es el malo de la siguiente historia.

En un antiguo reino, había una preciosa princesa y, un día, una bruja le pone un maleficio a la princesa y la deja durmiendo. “Solo yo tengo la forma de curar la princesa” Grita la bruja. El caballero recibe la visita del mago y descubre que derrotando al pérfido dragón negro podrá salvar a la princesa”.

Siguiendo los tópicos arquetipos, seguramente todos diremos que la bruja es la mala de la historia. No hay nadie en contra ¿verdad? Vamos a añadirle unos detalles más a la historia.

En un antiguo reino, había una preciosa princesa que atraía la atención de todos los galanes. Una poderosa bruja estaba perdidamente enamorada de un gran caballero y desesperada por ser incapaz de llamar la atención de ese hombre, decide hechizar a la princesa con un simple hechizo de sueño y grita “Solo yo tengo la forma de curar a la princesa” para obligar al caballero a recurrir a ella. El caballero se prepara para ir a encontrarse con la bruja y recibe la visita del mago, quien con la ausencia de la princesa puede usurpar el poder para sí mismo, engaña al caballero para que vaya a enfrentarse al dragón y, con suerte, fallezca.

A la luz de más datos creo que ahora la respuesta de quien es el malo es más debatible. Estaremos de acuerdo en que la princesa es la víctima en todos los casos ya que recibe la maldición y no hace activamente nada para molestar a nadie. La bruja está claro que es la que inicia la acción y es la que rompe el statu quo, ella es la mala aunque, como índica la segunda historia, hace un “mal menor” por una causa más o menos justificable. El caballero es la acción que busca solucionar el problema aunque su ingenuidad puede que le lleven a la muerte a él o al dragón que, en esta historia, no tiene la culpa de nada y es más, recibe un ataque en su guarida sin provocación. El mago en realidad no hace ninguna acción realmente mala en sí misma y, supongo, estaréis de acuerdo que en la segunda historia es el personaje más vil de todos, porque su motivación es la más destructiva con diferencia.

Sin embargo aún podemos darle otra vuelta de tuerca más

En un antiguo reino reinaba una preciosa pero incapaz princesa a la que se le perdonaba su incompetencia como gobernante por su cara bonita. Harta de esa situación la bruja, no queriendo matar a la princesa, la deja en un plácido y grita “Solo yo tengo la forma de curar a la princesa”. El caballero, habiendo jurado defender a la princesa a pesar de todo, recibe la visita del mago que, pretendiendo ganar tiempo para que el Reino pueda recuperarse, decide hacerle perder el tiempo al caballero y le asusta con una tarea imposible: Derrotar al pérfido dragón negro”.

En este caso la princesa no es activamente mala, pero es un personaje que provoca efectos negativos en el resto de manera involuntaria, por ello la bruja, que ve una oportunidad para ayudar a todos, la hace causando el menor mal posible a la princesa. El caballero debe cumplir con su voto de guardián a pesar de que él también se ve beneficiado por la ausencia temporal de la princesa y el mago le engaña para ganar tiempo. ¿Quién es el malo aquí?

¿Por qué es importante saber quién es el malo en una historia? Creo que es clave saber que todas estas historias tienen pequeñas dosis de “aprender a comportarte en sociedad”, el llamado componente socializador. Todas las historias del imaginario popular tiene su moraleja, algo que nos enseña un poco de la vida, como comportarnos como los demás y ejemplos a no seguir. Entender quién es el malo y porqué es exactamente el malo, en qué perjudica a los demás, es importante aprender que conduzcas serán castigadas por la sociedad sin tener que ser, necesariamente, ilegales.

No lo va a parecer pero esta absurda historia pretende ser una reflexión sobre los medios de comunicación. Últimamente, siento que me cuesta mucho responder a preguntas sencillas sobre la información que recibo de los medios. No logro extraer una historia global de las noticias que vuelan en las redes sociales. Es como si el problema de la división catalanista provocara un éxodo masivo de refugiados que se están muriendo por mediación de Pablo Iglesias.

Chistes aparte, lo que me gustaría traslucir con estas historias es el hecho del foco, de la inclusión u omisión de detalles y un pequeño texto indicando la motivación del actor ayuda a establecer una guía para entender quién hace qué y un porqué. De acuerdo en que en la vida real el maniqueísmo no existe y no se puede tratar algo con un enfoque tan absoluto como “bueno” o “malo”  pero igualmente necesitamos entender qué hacen los actores de la historia de nuestra realidad social y saber porque. Siento que los hechos son unos, pero el enfoque que recibimos de la historia varía demasiado en según quién nos la cuenta. ¿Qué lógica tiene además de la evidente?

Enfermos de odio


Bienvenidos a un nuevo post de OstiaUnLobby

¿Qué tal? Hacía tiempo que no invertía un rato en martillear mi teclado para este, mi primer blog. Al contrario de lo que me gusta(ba) hacer en este blog, hoy no os vengo a hablar de un anime en el que se muestran gratuitamente, para disfrute de todos, tetas. No, la cosa hoy va bastante más en serio porque estamos todos enfermos. Estamos enfermos, sí. Nos consume el odio, amigos.
Este fin de semana hemos vuelto a ver ese odio en forma de unos terribles ataques en París. Desde aquí, antes de entrar en materia y para que no se ponga en duda en ningún momento, condenamos la violencia. Bajo ningún concepto creo que los problemas se solucionan a cañonazos, bombas, armas o golpes.

Si nos preguntásemos quién tiró la primera piedra y creyésemos que esos son siempre los malos estaríamos terriblemente equivocados. Todos somos los malos. Unos empezaron y nosotros continuamos. Ellos mataron y nosotros matamos y el ciclo de venganza sigue y sigue. Es muy difícil, lo sé, ver ciertas imágenes y no sentir arder nuestra sangre pero ¿y si la espiral de violencia sigue? Simplemente, el odio crecerá y crecerá. Las reacciones al ataque no se han hecho esperar y ante la tragedia de la muerte, la mejor solución es llevar más muerte, provocando el mayor bombardeo hasta la fecha en Siria o, mejor aún, aprovechando el miedo para cargar contra los que no son iguales a nosotros. No sé si se ve que, claramente, estas medidas de represión y violencia van causar exactamente el mismo efecto que los atentados que ya se han perpetrado: Más gente resentida, más necesidad de muerte y un odio purulento y sin fin.
Siempre he creído que la mejor solución, a largo plazo y a nivel global, es no ser quien devuelve la pedrada. Es una actitud en verdad muy difícil de tomar, porque los golpes nos duelen a todos, sin embargo ¿para qué crear más dolor? Mi punto de vista es utópico y puede ser tachado de pueril por cualquiera que lea estas líneas y a esa gente me gustaría hacerle una pregunta ¿para qué sirve responder a la violencia? Los fans de OstiaUnLobby, y toda la gente que disfruta de la ciencia ficción, los videojuegos o el anime, saben a dónde nos va a llevar la violencia en última instancia: Muerte nuclear, guerras en las que se extermina la humanidad y, Dios no lo quiera, en robots gigantes que pelean contra Angeles y que al final nadie entiende que coño pasa. Perdonadme por el chascarrillo, no sería un post de OstiaUnLobby si no hiciera alguno.

Llevarnos el mundo por delante, así de fácil.

Llevarnos el mundo por delante, así de fácil.

En algún momento tendremos que cambiar de actitud. No podemos seguir respondiendo la violencia con violencia y el odio con odio eternamente. ¿Por qué no parar ya? Empecemos por cambiarnos a nosotros mismos: cambiemos nuestra forma de afrontar problemas, olvidémonos de ese ego tan subido que se nos ha ido cultivando con los años y aprendamos a poner la otra mejilla. Puede parecer que no responde ante un ataque o provocación es un signo de debilidad. Así, sin duda es como lo van a ver los fanáticos, los imbéciles y los enfermos que solo quieren ver como brota la sangre, sin embargo, poca gente conoce la fuerza que hay que tener para, a pesar de todo lo que ocurre, poder sentarse en una mesa y seguir teniendo la esperanza de poder llegar a una solución. Eso sí es difícil, sí es impopular, sí que requiere fortaleza y templanza. Insisto en que lo fácil y lo que se espera de nosotros es la actitud de venganza, devolver la piedra, es lo que espera y desea la gente.

Sé como acaba el episodio, sin embargo ¿Y si paramos de hacernos daño unos a otros?

Sé como acaba el episodio, sin embargo ¿Y si paramos de hacernos daño unos a otros?

Cierto es que pensar que un tema tan complejo pueda solucionarse solo con buena voluntad es ser idealista, por no decir otra cosa. Pero podríamos empezar a cambiar el enfoque de nuestras vidas, en nuestra forma de comportarnos con los demás, en intentar construir en vez de aislarnos y destruir. Es un tema de base, como siempre, un tema de educación, un tema de pensar en que tenemos un solo mundo y que debemos compartirlo. Solo cuando nos demos cuenta de que en realidad todos vivimos juntos podremos cambiar algo. Mientras tanto, seguiremos marcando el calendario con fechas trágicas a recordar, con una solemnidad espectacular, mientras seguimos pulsando el botón para que mueran cientos día tras día, haciendo que niños, en lugares cuyos nombres ignoro, crezcan enfermos; enfermos de odio.

aEz5XzG_700b

Creo que la mejor frase con la que terminar el post, a modo de resumen, es el mantra eterno del diablillo de los brujos en World of Warcraft:

Parecerá una tontería, pero...

Parecerá una tontería, pero…

A pesar de los tiempos que nos ha tocado vivir, no olvidéis vivir la vida a tope, como la silla feliz.

La España del ego herido – Juicio contra Jordi Évole


Buenos días amigos de OstiaUnLobby.

Hoy me he levantado y he visto, con pesar, esta noticia en en el diario El Mundo: Juicio periodístico a Jordi Évole por la Operación Palace

Supongo que a estas alturas, todos sabéis de que va Operación Palace pero para gente como yo que vive ajena a los movimientos del mundo, os contare más o menos lo que pasó. Los domingos por la noche echan Salvados, sin embargo la noche del 23-F se anunció un contenido diferente a ese programa, un programa para contarnos la verdad sobre lo que ocurrió aquel extraño día en el que aún en estos momentos todavia no tenemos claro lo ocurrido.

Operación Palace – una historia de Jordi Evole es el título con el que se anunció con una virulenta campaña que duró unas cuantas semanas, todo ello acompañado con súper polémicas frases como “Si se supiera lo que vamos a hacer, no nos dejarían emitirlo” y una miriada de mensajes en redes sociales como Facebook y Twitter (que son las que he leido yo).

Llegó esa noche y el Facebook de Jordi Évole se llenó, antes del programa, de mensajes y retweets de gente famosa diciendo que iba a verlo. Mi seguimiento de lo que estaba ocurriendo fue totalmente casual ya que yo, al igual que Salvados, siempre lo veo en indiferido por motivos videojueguiles. Sin embargo mi segundo monitor empezó a ser testigo de la avalancha de comentarios que estaba levantando el documental, que (según fuentes consultadas) mostraba una realidad más cercana a la magistral película La cortina de humo, en la que se presenta un 23-F orquestado por un director de cine para mejorar la imagen de la Corona. Naturalmente, no faltó gente diciendo “Lo que yo venia diciendo desde hace años” en las redes sociales, algo que cambió a una violencia atroz al llegar al final del documental. Este final simplemente indicaba que todo lo narrado era una burda mentira y que el objeto de este “documental” era enseñarle a su audiencia que los medios no siempre dicen la verdad con una frase que, a mi juicio, es lo más importante del reportaje : “Seguramente otras veces les han mentido y nadie se lo ha dicho”. La moraleja es una crítica a como se consume la información y que en muchas ocasiones se dan por buenos, artículos totalmente falsos o virales (Como ocurren TODOS LOS DÍAS en Facebook)

Admito que hasta dejé de hacer lo que estaba haciendo y me puse a seguir las discusiones de distintos grupos en Facebook y el nivel de indignación de infinidad de grupos llegó a niveles increíbles. Muchos se quejaban porque los que quería descubrir la verdad del 23-F ahora ya no podrían hacerlo porque el documental de Evole los había dejado en ridículo. Luego llegó la gente que consideraba a Evole como el advenimiento del siguiente Jesucristo y lo seguian como a un mesias por el desierto, con argumentos de “nos ha traicionado” “Yo crei que era de los nuestros” y , a mi juicio, subnormalidades de ese palo. Sin embargo, mi linea argumental favorita es la que empleó mi grupo emblema de la mala izquierda (Gente que veo representada en mi post de Los peligros de ser de izquierdas ). Este grupo de gentuza que da mala imagen a mi ideologia, empezó una conspiración sobre como el Rey le habia dado dinero a Évole para hacer ese falso documental y asi convertir en material de Cuarto Milenio todas las teorias sobre el 23-F. Lo mejor fue que esta historia ya la sabian demostrada veinte minutos después del programa, algo que no me dejó indiferente, como podéis ver.

Es fácil darse cuenta si uno compara la prensa nacional con la internacional como nuestro propio cuarto poder no está especialmente dedicado al noble acto del periodismo de narrar verazmente los hechos, si no que está más al servicio de alguno intereses en determinadas áreas. No tengo ni que remontarme a épocas lejanas, ¿Cúal ha sido la cobertura del 22-M y de las Marchas por la Dignidad? ¿Qué ocurrió exactamente en Madrid aquel día; por qué hubo palos? La prensa nos miente y lo tenemos aceptado. Sin embargo, aparece un experimento, nos cuenta una historia y termina diciendo “Ey, que no era verdad” y ¿eso provoca la ira de la gente? Sinceramente no lo entiendo. No entiendo como la gente no se moviliza cada vez que aparecen informaciones directamente falsas ¿Por qué, entonces, se carga contra Evole? Aquí viene mi teoria del ego.

Algo que me parece revelador es ver como un sinfin de personas empezaron a borrar Tweets en los que se desmostraba que “se habían tragado” la historia de Évole. Lo importante, el ejercicio de autocrítica que Evole pretende con su documental, la gente lo considera un insulto a su inteligencia. Por lo que yo veo, la gente es totalmente incapaz de asumir que se ha equivocado, que les han engañado o que, simplemente, no tenian razón. Hace más que no leo a nadie diciendo esto que creo que esas palabras directamente no aparecen en redes sociales. Lo importante no es la verdad, si no que yo pueda salir airoso y demostrar que mi ideologia es la correcta. Muchos, al acabar el programa, maldijeron personalmente al periodista por el hecho de haberles dejado quedar mal. Es una sociedad donde solo importa el “Qué dirán”.

Sobretodo, y es algo que degusto con asco prácticamente a diario, es ver como el análisis crítico y sesudo de los datos lo ejercen una absoluta minoria y el resto siguen a Evole como fanáticos sin cerebro, exactamente como ellos mismos se mofan que otros siguen a otros lideres de opinión (políticos o religiosos). Naturalmente un lider no puede dejar que sus adpetos queden desprotegidos ante las adversidades de las ideologias contrarias o, en caso contrario, se producirá exactamente lo que ocurre: Esa sensación de traición que tantos (introduzca palabra mal sonante favorita aquí) tienen. Es esa sensación de traición, ese ego roto.. Es lo que impulsa al actual odio que muchos le tienen a Jordi Évole y les hace omitir esa gran hipocresía en la que se incurre en cargar contra el único que, tras mentirte, te dice que lo ha hecho para que tengas más cuidado con la información que das por cierta sin contrastar si quiera.

Este juicio, desde mi punto de vista, no parece tanto un intento de condenar a un periodista por “mala praxis” (en este país hasta dan premios por eso) si no una vendetta personal por haber confiado en que su audiencia era un grupo con pensamiento crítico. Aceptaría este juicio, si se juzgase de igual manera a todos y cada uno de los periodistas (o sus responsables) que han falseado información, pero este juicio es una pantomima que yo solo logro encajar en el resentimiento amparadose, eso sí, en los preceptos de la ética periodistica. Esa ética que ignoramos a diario y que solo sacamos a relucir cuando queremos condenar a alguien… Porque, que yo sepa, toda la manipulación que se hace sobre los “heridos” de Venezuela (usando imagenes de personas heridas por la Ertzaintza, si no recuerdo mal) ha pasado de manera totalmente impune. Pero no me quiero poner a escribir sobre los cientos de casos de manipulación y falseo de información que sí ocurren en nuestros periodicos y que se olvidan con total impunidad.

Me gustaría añadir que he leido que la credibilidad de Évole se vió totalmente perjudicada tras este programa y yo me pregunto… ¿La credibilidad de Salvados no viene, únicamente, de que no es Évole quien dice las cosas si no sus entrevistados? Ese es el hecho que hace que Salvados sea un programa tan bueno: No lo dice el periodista; todo, absolutamente todo, es dicho por los entrevistados. Este detalle, y el buen nivel que tiene Évole como entrevistador, es lo que me hicieron empezar a seguir Salvados.

Sé que mi opinión es ínfame y totalmente impopular, pero no he podido contenerme al considerar este hecho una injusticia de proporciones exageradas simplemente porque no alude a la profesionalidad o el producto periodistico, si no a una sensación de ego roto y de tweets borrados por caer víctimas de lo que Évole quiso enseñarnos esa noche: Contrastad la información, malditos. Pero estoy muy acostumbrado a ser el malo así que tenéis la sección de comentarios para ponerme a parir, llamarme fanboy sin cerebro o lo que más os guste a excepción que me llaméis “principiante” porque yo, Rufus T. Firefly…

En fin, esto es lo que quería compartir con vosotros. Espero que disfrutéis a tope el fin de semana.

Un saludo

Pasarse de demócrata


democracia
(Del lat. tardío democratĭa, y este del gr. δημοκρατία).
1. f. Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos.

(Real Academia Española)

Siglos y siglos de tiranía, desde la más absoluta de las monarquías hasta el Fascismo pasando por la gran estafa del Turnismo… pues dejan su poso. No acabamos de entender la libertad, estamos demasiado acostumbrados a que nos pastoreen.

Los mandados asumimos que lo de que el poder nos pertenece es una forma de hablar. Pensamos que democracia es votar cada tanto y ya está, y que cualquier otra cosa es experimental e ingenuo. Pensamos que todo esto es una cortesía de los que mandan, pero que nosotros solo participamos remotamente y es lo que hacen todos los países modernos. Y es mentira.

Los que mandan no son conscientes de que el poder no les pertenece, que se les cede y se les puede revocar. Piensan que son reyes que renuevan su poder cada 4 años. Piensan que están un escalón por encima y los demás les debemos pleitesía y tratos de “excelentísimo/a señor/a”. Y es mentira.

rajoy gran dictador

¡Gracias por elegirme dictador por los siguientes 4 años!

Se ve cuando Aznar decidió ningunear las protestas contra la LOU, a ignorar las manifestaciones contra la guerra. Demostró que no pasa nada, que manifestarse en realidad no sirve de nada porque no hacen caso. Frase que seguro habréis oído e incluso pronunciado, porque dejamos que se convirtiese en cierta.

Se ve cuando Rajoy se niega a participar en un debate contra Zapatero en 2004 ¡Se niega a defender su ideario! Y ni él se sonroja ni a nadie le parece grave. Y desde entonces, la gente se “reta a debates”, como si fuese la gran cosa, como si no fuese algo que se da por supuesto en las democracias maduras.

Se ve cuando Rubalcaba, un supuesto socialista, saca a la policía a meterle pelotazos de goma a unos manifestantes pacíficos porque hay derecho a protestar, pero eso ya es pasarse, que dificultan el funcionamiento normal de la ciudad. Y nos lo creemos, porque oiga, es el PSOE, corrieron delante de los grises y eso…

Se ve cuando el PP llega al poder y se dedica a contravenir uno a uno sus compromisos electorales, porque claro, “tenemos mayoría absoluta”, por tanto hacemos lo que queremos, es nuestro premio por ganar. Y nos lo creemos, porque como diría Aguirre, da igual la cantidad de manifestantes, porque siempre serán menos que los que nos votaron.

Se ve cuando la alcaldesa de Cádiz dice esta gilipollez

“Tanto twitter y tanta opinión…”, como si fuese un juego, como si la opinión no fuese lo fundamental de la democracia. Porque es lo de siempre: ¿Opinión? Vale que se puede… ¡pero yo gané! Así que te puedo ignorar. Porque lo contrario sería tomarse lo de Democracia demasiado literalmente.

Se ve cuando Cataluña pide a gritos salir de la crisis de identidad, proponiendo una (horreur!) consulta y desde Madrid sacan mil planteamientos legales que lo prohíben, como si lo que se decidió hace 30 años fuese más importante que lo que se demanda hoy. En Democracia el poder es del pueblo, pero aquí nos dicen que una consulta a ese pueblo es ilegal y lo aceptamos.

Se ve ¡qué curioso! cuando el gobierno de Zapatero accede a presiones de banqueros y gobiernos extranjeros para cambiar esa misma ley que el pueblo soberano no puede cambiar. Porque “lo acepta el Pueblo Español a través de sus representantes”. Pero de preguntarle al pueblo nada, eh? que eso es pasarse de demócrata, o algo.

antidisturbios

La Poli evitando que se acerquen a De Guindos… ¡Les podría robar la cartera!

Se ve cuando los políticos usan a la policía como si fuesen sus guardaespaldas. Cuando confeccionan leyes de seguridad ciudadana que lo que hace es protegerlos a ellos. Cuando pretenden que les pidamos permiso para reunirnos en nuestras plazas, que ellos creen suyas, parte de su botín por haber ganado las elecciones.

En la propaganda electoral se utiliza la palabra “coalición” con connotaciones negativas porque no se comprende que para mandar haya que negociar, dialogar. Cuando la gente no entiende qué es un movimiento asambleario, te das cuenta de que nos cuesta vivir sin caudillo. Que no sabemos ser libres. Que en España o se es jefe o lacayo. Que tenemos una cultura gregaria que no nos damos sacado de encima, por mucho que cada cuatro años nos dejen levantar la mano.

Entradas agotadas


Muy buenas amigos de OstiaUnLobby. ¿Tres post en una semana? ¡Estamos que lo petamos! ¡Sí, sí! Es que el post de hoy , yo creo que lo merece…

Los cines están vacios. Se han cerrado multitud de salas en nuestro país. Todos tenemos en la mente esos minicines a los que fuimos a ver El Rey Leon, la primera de Scary Movie o Mortal Kombat. Sí, los cines se han cerrado porque la gente ha dejado de ir. Muchos avisos en prensa de que por culpa nuestra, por descargar películas, nuestros amados cines se estaban arruinando. Entonces a alguien se le ocurre La fiesta del cine que es una idea que ha puesto el precio del cine a 3€, los tres días de esta semana.

Yo quería ver una película a las 20:30 y llegué a la entrada del cine una hora y poco antes. La cola del cine prácticamente daba la vuelta a la cúpula del Centro Comercial Gran Via de Vigo lo que es algo totalmente inaudito para, cuando casi habíamos llegado, descubrir que todas las entradas del día (salvo un par de sesiones a las 23h) ya no disponian de localidades. ¡Qué raro! si generalmente al cine vamos cuatro gatos y hoy ni si quiera hemos podido entrar. He copiado de la página web de Cines GranVia las tarifas.

ENTRADA NORMAL: 8.20 € // 10.70 € (3D)
ENTRADA REDUCIDA: 7.20 € // 9.70 € (3D)
La entrada reducida se apllica a sesiones antes de las 17:00, menores de 13 años, pensionistas, carnet joven y carnet de estudiante.
MIÉRCOLES DÍA ESPECTADOR: 7.00 € // 9.50 € (3D)
Las tarifas del día del espectador serán válidas todos los miércoles, excepto festivos.
Yo pensé que era una exageración... Y se quedó corta: No había ni si quiera un par de asientos libres.

Yo pensé que era una exageración… Y se quedó corta: No había ni si quiera un par de asientos libres.

¡Hostia! ¿Y si la piratería no es el problema? ¿Y si la gente no ha ido al cine por el precio? Algunos incautos han ido diciendo esas burradas por ahí, como que la culpa era de las empresas que querían hacerse ricas a nuestra costa o que cuando cerró MegaUpload se dejó de ir al cine por que faltaba esa publicidad boca a boca. ¿Y si tenian razón?

No sé mucho de economía pero... A menor precio, mayor demanda.

No sé mucho de economía pero… A menor precio, mayor demanda.

Dejando ya el sarcasmo, me alegra mucho que me haya quedado sin poder entrar al cine, eso significa que las sesiones se han petado y que los cines han tenido que ver que la gente sí quiere ir al cine sin embargo no está dispuesta a pagar 8€ por algo que, en los tiempos de nuestra infancia se llegó a pagar menos de 3 de los actuales euros. No voy a lanzaros un discurso sobre lo que es obvio con los datos se nos ha lanzado a la cara. La gente no va al cine porque es caro y por eso se descarga películas, música y videojuegos. ¿Dónde vamos que, dentro de Europa, nos encontramos con los precios más caros? Y no hablo de caros en función del sueldo mínimo, hablo de caros de forma absoluta.

Espero que, después de estos días de cine a 3€, tanto las salas como los usuarios se den cuenta de que (Lega-Legalización)Cine de calidad y barato es posible. ¿Habrá sido un globo sonda para ver como reacciona la gente ante una bajada de precio?

Y como no quiero enrollarme con mis habituales parrafadas, lo dejo aquí. Espero que este post os deje una cosa clara: El problema de los cines en España es de …

Un saludo

Tengo Miedo


Hola amigos de OstiaUnLobby.

Hoy no toca ración de tetas. Hoy tengo que hacer uso de este blog para liberar un poco mi espíritu y usar un poco este blog como rincón de expiación personal.

Como dice el título: Tengo miedo. Es curioso porque “he visto cosas que vosotros no creeríais”. Admito que, las únicas cosas que realmente me impresionaron en mi vida han sido algunos “Game Overs” de algunos juegos. Sin embargo, el paso del tiempo y la iteración de fracasos dentro de estos, te genera una especie de resistencia, incluso a las imágenes más terribles, grotescas, gore o simplemente desagradables. Me han matado de las formas más salvajes posiblemente imaginables por el ser humano. Me han decapitado, me han disparado, me han quemado vivo, me han llenado de plomo, he tenido mil y un accidentes de tráfico mortales, me han sorbido el alma, la sangre, se han apoderado de mi voluntad, me han convertido en un zombi o una legión de ellos me ha comido vivo, he fallecido mientras los malos festejaban que mi muerte les daría impunidad o simplemente me han encarcelado de por vida por un crimen que no cometí. Los videojuegos y las películas han llenado, durante mis veintisiete años de vida, la mente de imagenes y de cosas aterradoras. No por ser un videojuego o una peli.

No es nada extraño o nuevo, hasta (creo) Aristóteles (o puede que Platón) hablaba de este vínculo empático que había que tener con el héroe de la tragedia para poder disfrutarla.

Podríamos suponer que, de alguna forma, todo esto podría prepararte para no sentirte tan impactado cuando pasan cosas en la realidad. Y yo pensaba eso y hasta ahora estaba convencido que era cierto ya que en muchas y muy desagradables ocasiones, logre mantener el tipo a pesar las circunstancias. Por supuesto, hemos llegado al momento de la revelación, el pero de este asunto.

Sobre las 00:10 de hoy, mientras volvía a mi casa, pasé por el Puente de Rande y en la dirección contraria he visto, desde lejos, un coche de policía y una ambulancia. Al acercarme, vi a los policías agarrando a un hombre que estaba dispuesto a saltar al vació.

Los veinte minutos que desde ese punto me separan de mi casa, lo he pasado francamente mal. No porque ese señor vaya a morir que, supongo y espero que la policía le habrá impedido saltar, sino porque, en ese eterno ejercicio de establecer un vínculo empático (es decir, ponerme en su lugar) me puso la piel de gallina: ¿Cuántas malas decisiones tengo que tomar para que sea yo el que vaya a saltar?

Sin embargo mi miedo irracional a la muerte no inundó por completo mi mente y empecé a pensar, un poco, en mi responsabilidad social como futuro periodista (ya solo me falta el último año de carrera, prácticamente) y entonces mi mente, en vez de preguntarme ¿Cuántas malas decisiones ha tomado este señor? Mi pregunta fue: ¿Cuántas malas noticias ha recibido este señor?

En ese momento mi percepción del problema giro, y en vez del miedo, vino la rabia o el simple deseo de “buscar” culpables. (La rabia probablemente viniese por la gente que no quita las largas cuando se cruza contigo en carretera, que es putamente molesto). En primer lugar, todos sabemos cómo está el panorama político y social. Tenéis un montón de post de ejemplo sobre como la sociedad de nuestro país es una mierda y en OstiaUnLobby intentamos verlo de una manera jocosa o directamente furiosa. Pero, volviendo al tema periodístico… ¿No tenemos, como comunicadores, una profunda responsabilidad, en cómo la gente percibe el mundo? La percepción de como entendemos el mundo, por necesidad, viene de los medios de comunicación, sin ellos, no podríamos entender el mundo más allá de nuestra realidad más inmediata. Entonces, la ausencia de esperanza, de ilusión e incluso de algún tipo de fe en la sociedad y en los demás, es directamente atribuible a mi futuro ámbito laboral.

En mi más inocente fantasía imagine, por un momento, que podría usar los medios de comunicación para darle esperanza a la gente, para intentar hacer olvidar a los demás que la vida es una mierda y que hay razones para seguir adelante. Imagine que, en una realidad diferente, yo podría evitar casos como el de esa persona que vi agarrada por la policía.

Por supuesto, una luz de un coche me devolvió a la realidad. Esa realidad donde los medios pertenecen a grandes grupos de comunicación y esos grupos de comunicación buscan, casi exclusivamente, una supervivencia económica que depende de unos intereses sociales y políticos determinados (lobbies pero no tan guay como nosotros, entiéndase).

Y fue ahí, en ese momento, en algún lugar del Corredor del Morrazo, cuando me di cuenta de que no podría cambiar nada. Y me di cuenta: Tengo miedo.