• Páginas

  • Categorías

  • diciembre 2017
    L M X J V S D
    « Oct    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

La actualidad del Referendum 1O – Insulto a minuto


¡Muy buenas amigos de OstiaUnLobby!

Hoy 1 de octubre de 2017, se está intentando celebrar en el territorio catalán un referendum para consultar a la ciudadanía si quieren o no independizarse de España. Bueno, no creo que a nadie de este país le haya pasado inadvertido este hecho ya que todos llevamos un par de semanas leyendo un sinfín de titulares de prensa y demás sobre el tema… ¿Todos? No. Yo no me he informando en absoluto. Lo digo con total sinceridad: he sudado del tema a tope. Lo que sí he hecho es leer los comentarios de las fuentes que sigo: El Mundo, El País, El Confidencial, La Sexta… Os voy a contar lo que he visto en este safari por las redes sociales.

Antes de empezar, me gustaría que el lector hiciera el esfuerzo de olvidarse de todos sus prejuicios y se sitúe en el hecho de que los fans de Star Trek hemos visto la federedación y como la tierra es un amalgama de culturas pero que se reunen felices bajo un mismo estandarte. Admito que yo creo que soy de los que comparten esa utopía. Quizás, los más inteligentes de los lectores puedan inferir en que en mi ideología, el tema de “restar en vez de sumar” no vaya muy acorde con lo que pienso y en parte tendrían razón… pero dejo eso para el final del artículo, si no , fijo que no os lo leeís entero, que sois unos putos vagos. Sobretodo tú.

Total que uno amanece un día, hace varias semanas, con la intención de montar un referendum, algo que no pilla desprevenido a nadie ya que no es ni la primera, ni la segunda, ni la tercera vez que se anuncia la intención de montar tal evento. Yo no sé mucho de leyes pero entiendo que decir a la gente que vote para que, aunque no sea determinante, se conozca la opinión general sobre un tema, es algo bueno. Ejercer el derecho democrático de votar es lo que mantiene el poder en el pueblo, en teoria.

¡PRIMER ERROR! Al parecer votar no es sinónimo de democracia. Esa fue de las primeras ideas que empecé a descubrir al leer opiniones de gente anónima por Internet. Al parecer, según bastantes personas que no conozco y que han escrito comentarios en los medios anteriormente citados, en las dictaduras se suele ir a votar muchísimo. Por supuesto, uno de los grandes nombrados en este asunto fue Venezuela. La nota oficial del Gobierno indicando que el Referendum no era legal no tardó en aparecer. Yo, si os digo la verdad, no tengo ni puta idea de si es legal o no, pero el hecho de que para pedir un referendum sobre algo requiera, en teoría, reformar la Constitución, denota que nuestra Constitución no está muy bien constituida.

La Constitución fue uno de los temas candentes de ahí en adelante y todas estas personas anónimas de Internet sabían mucho del tema, hablando de los cruciales derechos que se acogen en nuestra Carta Magna y que ¡DIOS NO LO QUIERA! si algún día se cambiase algo, España se iría a la mierda, como si en el Super Mario te quitan el botón de saltar. Claro que, también aparecieron unos señores diciendo que la Constitución se cambió hace poco para “favorecer que Europa nos hiciera un crédito” cambiando unas “tonterías sobre el orden en el que se pagan las cosas”. Admito que de las cosas que más me han gustado de esta parte del debate es que en la Constitución se nos garantiza el derecho a una vivienda digna “pero eso no quiere decir que el Gobierno te vaya a dar una casa, puto perroflauta”. Fue una de las frases estrella que he ido leyendo.

A estas alturas la cosas se empezaron a encender y el Gobierno llevó un porrón de policia a Cataluña para controlar el asunto. Que al principio los tenían en hoteles y que unos malvados vecinos, haciendo caceroladas e increpando a los policias, pues les obligaron a fletar varios cruceros en los que los policias pudieran descansar. Aquí hemos tenido la oportunidad de oro, los que somos fans del humor y hacer reir a los demás, de deleitarnos del caballo de Troya más increíble que se pudiera haber visto jamás: Un crucero pintado con los personajes de los Looney Toons que albergaba un sinfín de policias dispuestos a salir a las calles a repartir estopa a la mínima. No jodas, eso fue la hostia. Quizás por este único detalle, que pasará a la historia sin duda alguna, haya merecido la pena todo este follón.

“¡A por ellos!” Sí me olvidaba de este episodio. Un grupo de españoles de bien, que en ningún caso portaban símbolos que representasen episodios oscuros de nuestro país, aplaudieron y vitorearon a los agentes que se dirigian a Barcelona. Me gustaría que reflexionemos durante unos segundos qué significa vitorear a unos tios que les pagan por repartir palos si las cosas se salen de madre bajo el lema “A por ellos”. También me olvidaba de comentar que, de golpe, como si hubiera habido un atentado terrorista, Facebook se llenó de perfiles con la bandera de España.

LLegó también la parte en la que la gente, viendo que la cosa se iba a poner violenta, empezarón a echar culpas a todo dios. Los culpables de todo eran Pablo Iglesias, Ada Colau y Manuela Carmena. También, ya que hablamos de Podemos, a raiz de lo de los barcos y el enroque de la gente, me di cuenta que desde que se formó Podemos, la palabra “Berlanga” se dice un 965% más que antes. Sí, por supuesto que también se habló de Rajoy y del PP (con cierta base de razón ya que son los que dirigen el país desde el gobierno, o eso parece) y de las CUP (los que creo que también tienen algo que decir en Cataluña). Pero estos dos últimos solo son culpables de no sentarse y de hablar las cosas, víctimas de esa “jugada maestra de Echenique para destruir la unidad de España” (Os reiréis pero os juro que he leido esta frase).

Bueno hasta aquí ya la cosa era espeluznante pero llegó el momento en el que la policia tuvo que intervenir explosivos, armas y drogas papeletas y urnas. Es lo más absurdo que he visto en mi puta vida: La policia requisando papeletas y urnas. Esta frase me la esperaba en 1984 y no en la prensa española. El día del Referendum se acercaba y se intentaba instalar un mínimo sistema para ejercer la votación. Hemos visto muchas cosas al respecto, al Rufian (me encanta su apellido, de verdad es genial) con una impresora diciendo que la metan en la carcel, gente hablando de la legalidad/ilegalidad de las cosas (premio especial a la gente que ponía un artículo de ¿El codigo civil? respecto a la rebeldia), y un sinfín de movidas bastante desagrdables sobre que la policia repartiera palos sin sentido. Admito que también hubo mucha confusión porque, al parecer, había varias versiones de la papeleta y en algunas ponían cosas raras que incitaban al odio, según fuentes consultadas. Yo, que ni he leido la papeleta aunque me imagino que como la gran mayoría de las personas que han opinado al tema, no sé con exactitud que implicaciones tendría votar SI o votar NO, pero eso no es lo grave en este momento, lo grave es votar, sin más.

Es magistral porque empezó la fiebre de la opinión de “si ellos votan, yo también quiero” o “es ilegal que se haga un referendum solo en Cataluña, debería votar toda España” un argumento que no entiendo muy bien, como si yo quiero pintar mi puerta de verde y viene todo Vigo a decirme que verde le parece un mal color. No faltó tampoco esa gran frase de “boicot a los productos catalanes”, algo que, si os digo la verdad, llevo escuchando y tengo asociado (no sé porqué) a bajar juegos de Xbox en Emule hace como doce años. Por supuesto, llamar a los que quieren ir a votar, independientemente de lo que fueran a votar, traidores, egoistas, enemigos de España y demás ya no era nada nuevo.

¡Casi me olvido! ¡Que los Catalanes en su afan ilegal por defenestrar y separarse de España, han usado niños! Pues sí, para que no cerrasen los colegios han hecho como acampada dentro, una artimaña que, a todas luces, ha envilecido aún más la opinión de España sobre Cataluña… Habrase visto, usar niños con interés políticos, esto me recuerda a aquella noticia que criticaba que en los coles de Cataluña pusieran la peli de BraveHearth, porque así entrenaban el espiritu anti-español. Pues eso, para evitar que se cerrasen los lugares en los que votar, pues hicieron una acampada. Pero no, esto, según mis fuentes, es para usar a los niños de escudos humanos para que la policia no pudiera intervenir, ¡JA! ¡QUE PILLOS ESTOS CATALANES!

Como en todo, también hubo fase de bonus. Ciertas celebridades opinaron respecto al tema del referendum. Ya os lo resumo fácil: Si era catalán, traidor. Si no era catalan pero opinaba a favor, imbécil. Mi favorito fue que… un futbolista (no recuerdo cual, ni me importa) que es catalan y está en la selección pues la gente echándole mierda de: “mucho estar a favor del referendum pero luego bien que cobras al estar en la selección de ESPAÑA”. Es gracioso porque creo que el tio decía que iba a votar que NO, pero bueno, cosas que pasan… el querer votar ya es un acto de rebeldia, lo dice el código civil según la gente de facebook.

La máxima locura, que hasta yo he querido usar en plan sploit es que las páginas de facebook, sin ningún tipo de pudor, ponían preguntas de ¿Quieres que Cataluña se independice? Dale a Like si no quieres o al corazón si sí quieres. Total que ¿puedes hacer una puta consulta en facebook pero no en la calle? Bah yo no entiendo nada.

Yo hoy, amanezco y me pongo a leer los comentarios de las noticias (las noticias nada más que el titular, por supuesto) y veo a gente alegrándose de que la policia le esté pegando a otra gente que va por la calle sin hacerle daño a nadie. Que, según parece, los policias han entrado para requisar las urnas y echar a todo dios de los colegios, que el domingo es un día para ir a misa, no para votar. A repartir mamporros por ahí a personas de toda índole social o en cualquier franja de edad, después de todo son catalanes y son nuestros enemigos y claro, a enemigo derrotado; comentario ultra patriótico en el Facebook. También he leido que la votación de hoy estaba amañada y que saldrían más votos que habitantes de Cataluña… esto en la misma noticia de que la policia había requisado varias urnas con votos.

Supongo que esto tenía que pasar, según la gente, los catalanes son esa gente que te habla en raro para reirse de ti, que jamás salen de su ciudad porque no quieren dar dinero al resto de país (sobretodo a Andalucia, no sé porqué están tan picados) y que se sienten mejor que tú y no quieren compartir la misma nacionalidad contigo… ni la europea.

La última noticia que he leído, y admito que fue la gota que colmó el vaso, no fue que la policia fuera a repartir si no que, según parece, unos jóvenes “portando banderas preconstitucionales” han salido de Madrid a Barcelona para ¡ir a zumbarle la cara a gente de Barcelona! ¡Y esto sale en prensa y no pasa nada! ¿En serio?

Y mientras escribo, estoy seguro de que, mucha gente, arropada por la bandera de nuestro país (o con ella de avatar de facebook), se alegra de que se esté manchando la tierra con la sangre de los catalanes.

Esta crónica ¿antiperiodística? que os he hecho es un relato que, en la mente de cualquier persona con algo de sentido común, da auténtico miedo. Ni el payaso de IT ni mi madre con una zapatilla en la mano. El odio que se ha mostrado en las redes sociales es real y horrible. Como he dicho, ni sé de leyes, ni he seguido la actualidad “real” de las noticias, sin embargo sí he sido testigo del odio que la gente normal o las cuentas trolls que se hacen no sé muy bien para qué, han plasmado en el Facebook. He palidecido ante el absurdo de no querer que los catalanes puedan ejercer su derecho a decidir, y por consiguiente separarse de España, haciendo que los catalanes les guarden más rencon a los “españoles” y quieran separarse más. Es como curar la diabetes con gominolas o salir de la crisis bajando los salarios.

¿Dónde está la solución? Yo no tengo ni idea, pero está claro que si no quieres que Cataluña se marche y se sienta agusto en España, hay que hacer algo bastante diferente a ir a partirles la cara e insultar su identidad política de todas las maneras imaginables. Hacer que la gente identifique una bandera con ideales de represión y violencia, no ayuda a que la gente quiera agruparse en torno a ella. Yo, que ni soy catalán ni entiendo el sentimiento del independentismo, jamás enarbolaría la bandera de España, no porque no me guste mi país (a todo el mundo le gusta el sitio donde ha nacido y vive) si no porque se ha manchado con valores que no representar absolutamente nada salvo los intereses de uno que nada tienen que hacernos sentir orgullosos.. y hoy se está manchando otra vez con sangre y con odio. Con imágenes como las de hoy, es normal que los “españoles” no quieran permitir que la gente se separe de ellos: hoy nos separaríamos todos de España.

Intento cerrar este post pero no dejo de ver por las redes sociales fotos y videos de lo que es, sin lugar a dudas, la razón de que Cataluña se quiera ir: violencia y represión. Si os alegráis de que vuestros vecinos estén recibiendo pedradas, de verdad poco puedo añadir a vuestra falta de humanidad. ¿Acabo el post haciendo un llamamiento a la razón y el respeto? ¿Acabo el post llorando por las fotos y la sangre que estoy viendo? ¿Acabo el post indicando que esto le viene de puta madre al PP porque así en las próximas elecciones indicará que ellos son los que defienden la integridad del territorio español? ¿Por qué es tan importante que Cataluña siga en España y no es tan importante que haya corrupción en el Gobierno ? ¿Es todo esto algo irreal ya que en Internet la gente dice burradas o es que dicen la verdad porque no tendrá consecuencias (Siempre que uno sea de derechas) al poner cualquier animadada por internet?¿Me hago preguntas y así no tengo que currarme una gran reflexión porque va como implicita en las propias preguntas?

La reflexión se la dejo al lector. Si me he olvidado de algún comentario hiriente o especialmente doloso, por favor, hacédmelo ver en la sección de comentarios. También podéis llenar la sección de comentarios de fotos, ya sea de la comparativa esa de los nazis con los catalanes, banderas con la estrella o el aguila o el barco de los Looney Toons, lo que queráis.

Me gustaría desearos un feliz domingo pero viendo lo que estamos viendo, me veo bastante incapaz de invocar el espiritu de la silla feliz y de disfrutar cada segundo al máximo. Un abrazo desde aquí para todos.

Anuncios

La noche que conocí a Mariano Rajoy


Era un día de verano coruñés, de los de sensación de 25 grados si estás resguardado del viento y 3 bajo cero si no. Los estudiantes, a lo largo del mes de junio, se iban marchando, clase por clase, tan pronto como acababan su último examen del curso. Y ese día, le tocó el turno a la mía. La residencia tenía cierto aire melancólico cuando, ya liberados de nuestras obligaciones académicas, bajamos del autobús y nos dirigimos a las habitaciones para hacer la comida. Por delante, un largo verano estudiantil. Aquello había que celebrarlo, de modo que decidimos que, esa noche, bajaríamos a tomar algo al centro.

 

tg_carrusel_cabecera_grande

Serveeesa, Cocacoola, Barquiiiillooooos

 

Aunque, aquella tarde, no hacía un calor excesivo, varios de mis amigos decidieron pasar la tarde en la playa (La típica tarde de playa SIN baño que tanto trabajamos en Galicia). Yo rechacé la oferta, primero, por friolero: Para ir a la playa a estar en camiseta, me voy a una cafetería. Segundo, por cansado: Tras una larga noche en la sala de estudio, había ido al examen de empate. Mis objetivos vitales a corto plazo consistían en comer cualquier mierda de microondas y enterrarme en el colchón. Les dije que podríamos vernos a las diez de la noche en el Telepizza de cerca de la playa. Nunca fuimos del palo gourmet y, además, nuestra economía no era lo que se dice boyante.

Me desperté como una hora antes de que sonase la alarma del teléfono, desorientado y con el estómago revuelto, como me ocurre siempre con las siestas. Como aun era temprano, empecé a perder el tiempo en internet, en ir sacando los pósters de las paredes y un montón de gilipolleces que ya ni recuerdo. En definitiva, que cuando me quiero dar cuenta, son las nueve y media y aun me tengo que vestir ¡Mierda! Total, que me pongo la misma ropa de por la mañana, pero con una americana por encima (Un look que grita a los cuatro vientos “Soy subnormal”) y salgo a la parada del bus.

Pero el bus se retrasa y me empiezo a agobiar. Ya ni guardo el móvil, para mirar la hora de forma más ágil. Cuando eran como menos cinco, fruto de la desesperación, medio en coña, medio en serio, extiendo el brazo y levanto el pulgar. Imaginad la escena: Un chaval de 20 años recién cumplidos, pelo a lo Beatle, con vaqueros negros, americana azul marina y una camiseta naranja con la inscripción “Festa da auga 2006 ¡San Roque es cojonudo!” haciendo autoestop en una carretera nacional a las afueras de A Coruña. Como para llamar al 112 por lástima y, sin embargo, el caso es que un coche paró.

El Bus 24, ese ser abyecto e impredecible

Un tipo tan solo unos años mayor que yo se asomó por la ventanilla para preguntarme a dónde iba. Llevaba un polo negro con el símbolo de Merc, pero las solapas del cuello se le retorcían hacia arriba delatando la prenda como una imitación. Resulta que eso de que los de la residencia hiciesen autoestop allí era bastante común ¡Y yo creyéndome un “atrevido”! en fin. Ellos iban al puerto y a mi, que ya había aceptado que llegaría escandalosa e irremediablemente tarde, me valía bien. Entré al coche y se presentaron. No recuerdo sus nombres, pero, aunque lo hiciese, tampoco los pondría. Así que les llamaremos Chip y Chop.

Chip era el copiloto, el que había hablado conmigo. Además del polo, llevaba un pantalón pitillo a lo The Strokes, insignia de la modernez del momento. El conductor, Chop, vestía con un pantalón chino y uno de esos  polos de países que se vendían como churros en el Pull&Bear.

El atasco en la avenida de Alfonso Molina era considerable, supongo que por eso el autobús no había aparecido. La conversación se alargaba hasta que acabaron por confesarme sus planes para esa noche: Iban al Palexco, el palacio de congresos del puerto, a una velada del Partido Popular. Sí, aquellos dos tío eran de Nuevas Generaciones. – 

  • Pero no pienses que somos como los del jerseicito por los hombros ¿eh? – Dijo Chip como disculpándose. – Esos también nos caen mal a nosotros. Pero vamos, allí hay de todo.
  • – completó Chop – Yo tengo algún amigo así. Mucho postureo. – Chop parecía estar de acuerdo con su colega, pero no tener esa urgencia por excusarse.

Tal vez por ser el primer día de las vacaciones, yo me encontraba de muy buen humor, así que decidí jugar un poco al rol con aquellos desconocidos: Esa noche, en ese atasco, yo sería un pepero. Por un momento pensé en ponerme en plan “Full PP” de “los moros nos comen” o “el Gallego para hablar con la vaca”, pero Chip y Chop parecían bastante moderados y pensé que, por mi aspecto, no colaría. En lugar de eso, me hice pasar por un “converso”, un joven idealista al que el gobierno de Zapatero había defraudado y empezaba a ver la derecha como la alternativa pragmática.

Chip y Chop, en especial el primero, parecieron muy satisfechos con mi respuesta y la conversación comenzó a animarse. Si bien sus padres no eran militantes, sí habían sido votantes de UCD primero y de AP-PP después, de modo que podemos decir que habían “mamado derecha” desde pequeños y tenían un gran interés por saber qué me había hecho cambiar de opinión.

Comenzaron a bombardearme con preguntas sobre varios temas de actualidad y yo respondía a todas y cada una utilizando tanto argumentos típicos de pepero de forocoches como mis propias críticas reales a cerca de la izquierda. ¿Que me preguntaban por el “Estatut” de Cataluña? Yo les contestaba que siempre había estado en contra del centralismo, pero que la palabra “Nación” tenía unas implicaciones que rompían la ley y eso no podía ser ¿Que me preguntaban por la burbuja inmobiliaria? Yo les decía que había sido una fuente de riqueza durante muchos años y había descubierto  que también la clase obrera se había beneficiado de ello, cosa que obviaba el simpatizante izquierdista.

Aquello rozaba el psicoanálisis, ya que ciertas cosas que estaba diciendo, por aquel entonces, las opinaba en serio: Que la izquierda se perdía defendiendo parcelas ideológicas, que no se puede ser patriota y marxista a la vez, que se usa “la culpa es del capitalismo” como explicación universal para evitar dar soluciones inmediatas… Llegó un momento en que me pregunté si no estaría siendo devorado por mi personaje y no me estaría, efectivamente, convirtiendo en un pepero. Mis dos compañeros de viaje seguían mis explicaciones con gran interés. Hasta Chop, el conductor, se había contagiado del entusiasmo de su compañero y repetía “Ahí, ahí le has dado” a modo de aprobación. En aquel momento, parecía que los tres fuésemos compañeros de trinchera. Y en un momento de camaradería extrema, Chip, el moderno, me invitó a ir con ellos al Palexco. Al principio me pareció llevar la broma demasiado lejos y puse el pretexto de que ya había quedado, pero entonces, me convenció diciendo: “Va a estar Mariano Rajoy”.

Tratad de ponerlo en perspectiva: En junio de 2008, Rajoy había perdido sus segundas elecciones y se creía que su liderazgo en el PP estaba pronto a su fin. En fin, que era una persona más accesible de lo que es ahora. Pensé que podría llegar a darle la mano y sacarme una foto con él. Aquello podría ser un tronchante colofón a mi infiltración en el mundo derechoso. Cuando saqué el móvil para mirar la hora, tenía un SMS de mi colega Juan Carlos diciendo que el Telepizza estaba “petado” y se iban al chino. No me gusta mucho la comida china y menos la de aquel restaurante. Aceptando la invitación a la velada, respondí a mi amigo que ya le llamaría más tarde, que cenaría por mi cuenta.

El lugar de los hechos, de azul PP para la ocasión.

Dejamos el coche en el parking de Los Cantones y nos dirigimos al Palexco. Si no fuese porque había gente fumando en la puerta y las luces estaban encendidas, nadie hubiese dicho que ahí se estaba celebrando nada. Supongo que, ya que iba a estar Rajoy y que era una fiesta, no querrían que asistiesen periodistas. Una vez entramos sí había un cartel anunciando la “Fiesta de verano de NNGG” con el logo de la gaviota y un mínimo dispositivo de seguridad. Chip y Chop se identificaron ante la mujer que repartía los colgantes identificativos y le explicaron que yo venía de acompañante. La mujer frunció el ceño y les dijo que esperasen.

En aquel momento me encontraba ciertamente incómodo. Llevaba unas pintas raras, iba despeinado y, en mi imaginación, todo el mundo me percibía como intruso y me miraba indignado. De haberme, aquella mujer, denegado la entrada, me hubiese sentido verdaderamente aliviado. Pero no. En poco tiempo, la mujer llegó, aún con el ceño fruncido y me pidió mis datos. Le di los de verdad porque pensé que cuánto más sencilla fuese la mentira, más fácil de mantener.  Me dieron uno de los colgantes con mi nombre escrito a mano y una raya en el número de afiliado. Chop me propinó una palmada en la espalda, sonriente, invitándome a entrar primero.

La verdad es que el panorama era un poco decepcionante. La decoración era bastante cutre y los invitados se amontonaban a lo largo de las mesas hechas con caballetes con sus respectivos manteles de papel, disfrutando de un “vino español” en platos blancos con pinta de haber sido usados cientos de veces. También me tranquilizó el hecho de comprobar que yo no era el peor vestido allí, o sea, gente reciclando el traje de fin de año que le queda pequeño, gente vestida de blanco en plan ibicenco… eran los menos, pero al menos yo pasaba desapercibido. Inevitablemente, también vi grupitos de “los del jerseicito a los hombros”, como mis acompañantes me habían advertido, y otros tantos de los del polito con la bandera de España. Clásicos inmortales del folklore facha.

Esperaba algo así, pero no fue para tanto

Mis dos nuevos amigos comenzaron a saludar a gente y a presentarme. Yo me esforzaba por echar los hombros hacia adelante para que las solapas de la chaqueta me tapasen lo de “San Roque es cojonudo”, pero me pude haber ahorrado el esfuerzo porque nadie me prestaba atención y el único que reparó en ello insistió, muy contento, en brindar con una copa de tinto “Por Villagarcía de Arosa”. A juzgar por sus coloretes, no era el primer sitio por el que brindaba. La verdad es que empezaba a pasármelo bien: Todo el mundo era muy amable, muy extrovertido y sorprendentemente poco estirado. Había saraos de izquierdas en los que había visto más “snobismo” y pijerío, para ser sincero.

Llegó un momento en que apareció una mujer. Debía rondar los treinta años y llevaba ropa bastante formal. Resultó ser la jefa de NNGG de la provincia. En aquel momento me pregunté hasta de qué edad se puede ser de NNGG, aunque viendo a Carromero, la respuesta es clara: Hasta que le salga a uno de los cojones. Chip me la presentó y comenzó a hablarle de nuestra conversación en el coche: Cataluña, el gobierno de Zapatero, el matrimonio homosexual… yo le seguí el rollo. La jefa entró al trapo a la conversación, estando de acuerdo con mis (falsas) opiniones, pero siempre teniendo algo que completar, algo que corregirme. Una actitud que, por un lado marcaba territorio como superior y, por otro, me tendía la mano como una suerte de mentora.

Que les hagan el carbono 14 a estos jóvenes

En cualquier caso, ella también parecía impresionada por, y cito “mi honestidad ideológica” al haber sido capaz de reconocer mis errores de razonamiento iniciales y corregirlos. Me animó a unirme a NNGG diciéndome que podría aportar mucho. La verdad es que lo de que tanta gente te de coba, engancha. Yo me sentía una especie de talento recién descubierto y casi me daba lástima que todo fuese mentira.

Finalmente llegó el momento esperado: Mariano Rajoy, en mangas de camisa y rodeado de un numeroso séquito de hombres trajeados, entraba a escena. Toda la sala comenzó a aplaudir. El, en aquel momento, presidente del PP saludaba con el brazo alzado y esa extraña sonrisa que tiene. Me sorprendió que el tío es realmente alto, mucho más de lo que se podría adivinar por televisión. Se subió a un improvisado púlpito y comenzó a dar un discurso. Ni puta idea de lo que dijo porque aproveché el momento de distracción para asaltar los pinchos, que yo había quedado para cenar a las diez y me moría de hambre. Yo creo que hasta bebí del vaso de otras personas, todo muy en plan jabalí, de puto milagro no me manché la americana.

Al terminar, Rajoy pasó saludando a la gente de forma bastante mecánica. Supongo que deseaba acabar pronto para volver a Pontevedra. Yo regresé al grupo de la Jefa de A Coruña con Chip y Chop. El momento llegó y Rajoy se acercó a nuestro grupo. Solo le dio la mano a la jefa, a la que ya conocía. Comenzaron a hablar entre ellos y todos les atendían, pero nadie osaba a interrumpirles. Pero claro, es que me la dejaron botando: Rajoy estaba contando una anécdota de una vez que fue a cenar con Josep Piqué, que fuera presidente del PP catalán, y Rajoy dijo:

  • Fui a cenar con Josep, que siempre es problemático, por la alergia que tiene.
  • ¿A dar propina? – Contesté yo sin pensarlo. Qué liada.

Mi referente político

Rajoy se giró hacia mí con los ojos como platos, descojonándose vivo. Era muy extraño, como si su cuerpo sintiese la necesidad de reírse, pero nadie le hubiese enseñado como hacer eso. Las carcajadas salían desordenadas y ahogadas. “Sí, propina (risas) no, a ver, que Josep es un tipo (risas) un tipo estupendo, pero (risas) que bueno”. El sabía que se estaba riendo de un chiste incorrecto y quería disculparse, pero le hacía demasiada gracia. Yo le contesté “Nah, solo era una broma, señor Rajoy”. Hubiese molado que me diese la mano y me dijese “Llámame Mariano”, pero eso no pasó. Eso sí, aún se reía cuando pasó a saludar al siguiente grupo. Chip me golpeó la espalda de nuevo, diciéndome “eres la hostia, Fer”.

Me quedé un rato más, con idea de retratarme con Mariano, pero me daba reparo, porque nadie lo hacía, así que ni me saqué la foto ni le estreché la mano. Siento que, sin eso, la anécdota se queda un poco coja, pero en fin. Al menos Rajoy se quedó con mi cara, porque luego, cada vez que cruzábamos la mirada me sonreía y aprovechaba para contarle el chiste a los que tenía al lado en aquel momento. La verdad es que creo que se lo pasó bastante bien. Y yo también, para ser sincero. Sentía que estaba en un ambiente de puta madre y había hecho amigos de puta madre.

Pero en aquel momento recordé que yo tenía amigos de puta madre en el mundo real y que había quedado con ellos esa noche. Llamé a mi amigo Juan Carlos, que ya estaba por los bares del Orzán, para avisarle que pasaría por allí en breves y me dispuse a marcharme. Me despedí de Chip y Chop y el resto. Mi sorpresa fue que, al ir a decir adiós de la jefa provincial de NNGG, esta, además de insistir de nuevo en que me uniese al partido, me propuso que explicase por qué había “dejado la izquierda” a los militantes en un próximo acto, en plan ponencia. Yo estaba flipando. Como ella aún no sabía cuándo podría ser eso ni cómo enfocarlo, me pidió mi teléfono para llamarme en el futuro. Se lo di y me fui del palacio de congresos con dudas reales de qué diría si al final me llamaba.

Cuando llegué al pub, mis amigos me preguntaron dónde me había metido, a lo que yo contesté: “Estaba cenando con Mariano Rajoy, se descojonaba con mis chistes”. Mis amigos, diligentemente, respondieron riéndose, mandándome a la mierda y cachondeándose de mi americana. Me parecía muy Mortadelo lo de decir la verdad a sabiendas de que nadie te va a creer, así que no les di más explicaciones, al menos no esa noche.

Rajoy acordándose de mi chistaco

Jamás volví a ver a Chip y Chop pero, si por un casual leen esto, Fer “el autoestopista” os manda un caluroso saludo y espero que no os toméis a mal que os tomase un poco el pelo. Aquella noche me pillé una de esas tajadas de no recordar nada. Cuando me desperté en casa de Juan Carlos, que vivía en el centro, había perdido el móvil. Por miedo a la reacción de mis padres, no dije nada hasta que un par de días después, abandoné la residencia para volver a su casa.

Soy consciente de que esta historia suscita muchas preguntas: ¿Hubiese hecho carrera política en el PP de habérmelo propuesto? ¿Me llamó la jefa provincial esos dos días que estuve sin teléfono? ¿Se acordará Rajoy del chiste que le conté? ¿Tendrán Chip y Chop un carguillo a día de hoy? ¿Acaso algo de toda esta historia ocurrió de verdad?

La respuesta a todo es: “Probablemente, no

 

 

 

10 pelis para sobrellevar la resaca de Añonuevo 2017


¡Feliz 2017, lectores de Ostia un Lobby! Como prometimos, sacamos por tercer año (no consecutivo) nuestras recomendaciones fílmicas para el 1 de Enero, Santa Resaca del quince, una jornada en la que está terminantemente prohibido hacer nada productivo. Normalmente, este post se publica ya ese día, pero esta vez he pensado que, mejor, el día de nochevieja, que así podeis tomar la decisión con calma y, si se tercia, poner a descargar las pelis ¿A que soy astuto?

Bueno, eso y que me ha dado tiempo a acabarlo a una hora decente, todo sea dicho ¡Vamos con esta lista!

1. Le llamaban Trinidad

Aprovechemos la resaca para honrar al magnate del tortazo a mano abierta, Bud Spencer, tristemente fallecido en este año que nos deja. Humor tontorrón, disparos y hostias a diestro y siniestro… ¿Qué más podrían pedir nuestros resacosos ojos?. +5 a la risa si la consigues encontrar en Gallego

En este caso, él es más bien sidekick de su también mítico compañero Terence Hill, pero eso no impedirá que disfrutemos de sus puñetazos en plan maza ¡Descanse en paz, signore Spencer!

EL MOMENTAZO: Unos tahúres tratan de hacer trampas al Poker en el Saloon, claro, esto enfada mucho a Bud y Terence porque… ¡Aquí las trampas las hacemos nosotros! Mítica escena de te enseño la pipa, te pego una hostia, te enseño la pipa…

Bud & Terence, amigos "de la hostia"

Bud & Terence, amigos “de la hostia”

 

2. Los Cazafantasmas

Un clásico que, al menos para mi, permanecía en el olvido hasta que salió el reboot en este año. Reboot que, por  cierto, creo que tendré que incluir en una segunda entrega de películas que sólo me gustaron a mi. La Navidad y la resaca, como hemos dicho en más de una ocasión en este blog, sacan a tu niño interior, que es fan de los animatronics y los rayos láser.

Como diría el Doctor Venkman: “Vinimos, vimos, y les pateamos el trasero”. Así que si el día 1 os ataca la resaca ¿A quién vas a llamar?

EL MOMENTAZO: Inevitable, “Rápido Ray, piensa en cosas felices”

Me cago en tu puta madre, Ray!!

Me cago en tu puta madre, Ray!!

3. Guardianes de la Galaxia

Davidrago se refirió un día a esta película como “El Star Wars de nuestra generación”, lo cual le valió la expulsión de mi casa via balconil. Sin embargo, eso no quiere decir que no sea una película súper entrentenida y estéticamente cuidada. Buenos contra malos, personjes que van de sobrados y muchos disparos láser que acabarán haciendo que te levantes del sofá gritando: ¡YO SOY GROOT!

Como mejora cada vez que la veo, este año me voy a mojar y decir que creo que esta será mi elección personal para tan señalado y resacoso día.

EL MOMENTAZO: Nuestros héroes han de huir de una prisión espacial y Rocket Racoon tiene un plan… pero, entre otros muchos materiales, necesitará “la pierna de ese tío”.

Star-Lord es de los que les das la mano y te cogen ... la pierna?

Star-Lord es de los que les das la mano y te cogen … la pierna?

 

4. Toy Story

La verdad es que me sorprende a mí mismo cuánto estoy tirando de nostalgia este año. Tengo por costumbre incluir una de Pixar por lo bonitas que son tanto visual como argumentalmente, pero lo cierto es que ando algo desconectado con lo nuevo que sale. Es lo que tiene no tener hijos. Claro que, si los tuviese, probablemente no tuviese resacas tampoco y, por tanto, no estuviese escribiendo esto.

En este caso tanto la 1 como la 2 son maravillosas. La 3 también, pero el final es de llorera y paso de empezar el año así.

EL MOMENTAZO: El gaaaaanchooooo

5. Vivancos 3

Infravaloradísima (no tiene ni página en la Wikipedia) comedia española al más puro estilo ZAZ con un Gran Wyoming haciendo las veces de Leslie Nielsen. Y al igual que las películas de nuestro amado héroe canoso, esta es perfecta para el resaquismo por ser lo importante los chistes y no el argumento. En especial, los gags que salen en segundo plano ¡El descojone cura la resaca!

No es ni parecida a Torrente, que es lo que todo el mundo piensa antes de verla. Además está entera Youtube, que siempre es de agradecer.

EL MOMENTAZO: El Inspector Vivancos está tan tranquilo comiendo en un restaurante cuando recibe un sospechoso paquete…

Alguien ha de poner orden en Barcelona... pero primero dejadme desayunar.

Vivancos impone el orden en Barcelona, pero no antes de desayunar como Dios manda.

6. Los 3 Mosqueteros (1993)

Típica película que parece irrelevante pero si la pillas en la tele bien que te la ves hasta con los anuncios de 7 minutos de Neox. El día 1 de enero tal vez el cuerpo te pida descanso, pero al final de esta película estarás saltando en el sofá con el mando en la mano a modo de florete mientras tu pareja te llama subnormal. Mejor que el Aquarius, oiga.

Personajes carismáticos, espadachines, diligencias, humor, final épico, total falta de respeto por la novela original y Charlie Sheen. Lo tiene todo ¡Y todo para uno!

EL MOMENTAZO: Durante una pelea contra unos guardias se encuentran con un ninja (no joke) que empieza a fliparse con las katanas en plan “Mira lo que puedo hacer”. Porthos le vence de un golpe con mofa incluida porque todos sabemos que eso de las artes marciales ¡SON TONTÁS!

Acepté el papel porque me dijeron que iba a llevar el sable siempre limpio ¡Cabrones!

Acepté el papel porque me dijeron que iba a llevar el sable siempre limpio ¡Cabrones!

7. Jungla de Cristal 3: La venganza

Ver la primera durante Navidad es extremadamente mainstream y, como todos los feos, me mola dármelas de alternativo. Así que yo digo la 3 que, sinceramente, es la que más mola porque además de Dios Willys sale también Samuel L. Jackson.

Un misterioso terrorista ha llenado Nueva York de bombas, pero comete la imprudencia de molestar a John McClain cuando está de resaca (para que nos sintamos identificados). El resto es puro disfrute de adrenalina y testosterona al estilo ochentero, aunque la peli sea ya de los 90.

EL MOMENTAZO: Yo me quedo con el principio, cuando el terrorista aun tiene la sartén por el mango y obliga a McClain a presentarse en Harlem de esta guisa:

Niños, no hagáis esto en casa

Niños, no hagáis esto en casa

8. El quinto elemento

Pues el puto Bruce Willis otra vez, porque él bien lo vale. Además, en esta sale con sus cuatro pelos teñido de naranja para quitarle los complejos a los alopécicos. El mundo está en peligro y sólo lo podrán salvar un taxista-ex-marine y una misteriosa y dura mujer (Milla Jovovich) a la que de buena gana le hubiese dado un “multipase” en su día.

El quinto elemento es una película que, por lo caricaturesca y colorista, parece la adaptación de unos dibujos animados. Eso, normalmente, no es bueno, pero en este caso mola bastante. Además, un mundo futurista donde la radio siga siendo un medio de comunicación relevante me toca el corazoncito ¡Superverde!

EL MOMENTAZO: Una alienígena canta ópera en un crucero espacial mientras la protagonista se lia a hostias en otra habitación al compás de la música. Esto ahora es una flipada de medio risa, pero en los 90, eso era ser guay.

9. Abierto hasta el amanecer

No sería la primera vez que, para pasar la resaca, recomendamos una película de Jackie Chan o Astérix. Pues esta es más o menos en el mismo plan: Unos tipos se quedan atrapados en un bar con muchos vampiros e improvisan formas creativas para cargárselos a mansalva: Condones llenos de agua bendita, ballestas, un crucifijo-escopeta, un látigo… Magistral.

A lo mejor la introducción se nos hace larga (Tarantino es cargante hasta de actor), pero en cuanto Salma Hayek se pone a bailar, nos transportaremos a ese México fantástico en que los muertos se levantan… y volverlos a matar mola.

EL MOMENTAZO: Cuando llegan al bar “La teta enroscada” y se encuentran con un tipo que, micrófono en mano, anuncia todos los “tipos de chocho” que se puede uno “comprar” en ese sitio. Una vez más, por favor, buscad esta parte en Gallego. Sin desperdicio.

Y cuando digo formas creativas de matar, no exagero

Y cuando digo formas creativas de matar, no exagero

10. Operación Trueno

Puestos a recomendar pelis que parecen de Jackie Chan, recomendemos una que sea, en efecto, de Jackie Chan. Operación Trueno es la de la carrera de coches y las hostias en el casino. El resto no me acuerdo, pero vamos, que será como cualquier otra pelicula de este genio: Él solo ahostia a 1000 mafiosos, objetos raros para pelear, “stunts” objetivamente innecesarios y chistes en plan “Patada en los cojones”

El puto amo, vamos. Con razón le han concedido el Oscar Honorífico este año (No es coña)

EL MOMENTAZO: Cuando se lían a hostias en las máquinas tragaperras cual viejas compostelanas en el ERMASA.

AVANCE! 1-2-3

AVANCE! 1-2-3

Me vais a permitir un poco de spam antes de dar por finiquitado el año: Esta noche, como llevo haciendo los últimos 6 años, formaré parte del Especial de Nochevieja de Que No Es Poco Haremos el mongolo desde las 10 de la noche hasta las campanadas. Si os queréis echar unas risas, sintonizad CUAC FM, en la 103.4 si estáis en A Coruña o por internet aquí.

***EDITO a 1 de enero: El especial fue la hostia y ya está disponible en el podcast ***

Ir a descargar

qnep_promo_2017

A disfrutar esta noche 🙂

 

 

¡Feliz Navidad! El año de Ostia un Lobby


Desde que Javi y Vero fundaron este blog allá por el año 2008, el objetivo ha sido siempre el mismo: Llevarle la contraria a todo el mundo. Por ello, en esta época en que todos los blogs van desapareciendo en favor de los podcasts y los canales de YouTube, vamos nosotros y en 2016 nos marcamos un repunte en el número de publicaciones. Sin ser tampoco una suma excesiva, que diría el difunto José Tojeiro. 

Empezamos el año publicando, el mismo 1 de enero, nuestra lista de 10 pelis para sobrellevar la resaca de Año Nuevo 2016. Se trataba de nuestras sugerencias cinematográficas para disfrutar ese día festivo, frío y resacoso. Ya estamos trabajando en la edición este año, no desesperéis.

- ¿Puedes quitarte las esposas cuando quieras? - Cuando quiera no, sólo cuando hace gracia si lo hago

Es este un infeliz, que quiere hacer reír…

Pasé aquel mes en Suecia con temperaturas de -20ºC que me mantuvieron encerrado en más de un fin de semana, lo cual aproveché para escribir Mis heroicas y glamurosas hazañas en el fútbol amateur . En este post os relataba cómo había jugado en un estadio con obstáculos o el día que jugamos una final “desdopados”. Todo verdad, para desgracia mía y de los que me conocen.

Aunque podría haber sido peor

Algo así mas o menos

Llegó febrero y, por lo tanto, hora de hacer balance. En el caso de Javi, eso significa reseñar los animes que vio durante el mes anterior. Y precisamente eso hizo en Mis animes de enero , una lista de recomendaciones llena de tetas, demonios usurpadores de tronos, residencias para estudiantes de esgrima, humor, islas misteriosas y combates a muerte. Echadle un vistazo, a ver si os pica la curiosidad.

Lo más light que he podido encontrar.

Bueno, la curiosidad o lo que os pique

Un mes después, Javi siguió con su buen ritmo otaku y pudo sacar otro post de reseñas titulado Mis animes de febrero . En este caso, la cosa iba de vampiros postapocalípticos, videojuegos que se vuelven reales y, sobre todo, tetas, que esto es Ostia un Lobby ¿O qué os creíais? El anime a destacar de este mes es Sword Art Online, que por cierto, está en el catálogo español de Netflix.

Sword art Online

Sword Art Online

Poco después, publicamos un un post reflexivo: ¿Quién es el malo? Donde Javi nos proponía un ejercicio para que nos cuestionásemos nuestra visión de la realidad y entender el sesgo al que nos someten los medios de comunicación sin siquiera necesitar mentir.

Ya en abril, estábamos preparados una vez más para una nueva reseña de animes. Mis animes de marzo es una lista en la que podréis encontrar magos, monstruos de Lovecraft con apariencia de chica adolescente y, para no defraudar a nadie, una avalancha de pechotes como la que podemos ver en To Love-Ru Darkness.

Argumento

Visitante que llega a Ostia un Lobby por error

Llegó al fin mayo y fue ahí cuando nos cruzamos en el camino del misterioso Joao Tomba, un músico poseído por el espíritu de un rockero muerto en una carrera de coches en Vigo. Javi y Vero detallan en el post  Joao Tomba e a súa orchestra TDK Chrome la extrasensorial experiencia vivida con él en el restaurante “A Parrocha” en Cangas do Morrazo. No tiene desperdicio.

 

Me encanta el título del album.

Me encanta el título del álbum.

Para entonces, había llegado el buen tiempo, pero eso no es excusa para dejar de ver esas películas que tanto nos gustan… ¡Solo a nosotros! En el post 10 pelis que solo me gustaron a mi os hablaba de aquellos films (me encanta esa palabra) que todo el mundo pone por los suelos y sin embargo, yo disfruté como un enano. Incluyendo Pixels, de Adam Sandler. Venid a pegarme.

Pesadilla de Javi

Pesadilla de Javi

Pero no todo era alegría. A finales de Mayo, decíamos Adiós a La Parroquia , un excelente programa de la mejor franja horaria de la radio: La madrugada. Como ex locutores de radio que somos los cuatro individuos que escribimos en este blog, sabemos lo que duele dar por terminados los proyectos. En el post enlazado queda una sentida despedida y algunos grandes momentos.

El tren de la chufla

El tren de la chufla

A un par de días de las segundas elecciones, las de junio, publicábamos Rajoy gana las elecciones: Un viaje al futuro , donde nos aventurábamos a imaginar los titulares del día siguiente a las elecciones como marco para soltarle un par de tortazos (dialécticos, no en plan Pontevedra) a la clase política. No obstante, la realiad superó nuestra pesimista predicción.

Hago la V de ¡VIEN!

Hago la V de “¡VIEN!”

En julio estuve por el Nordestazo Rock de Malpica y me liaron para que contase la historia de El mejor peor concierto de mi vida , un post en el que narro los hechos reales que viví en el Campus Rock de Elviña (A Coruña) del año 2009. Aquel día asistí al que fue el peor y a la vez más interesante concierto de la historia.

 

"Pues tampoco creo yo que sea tan grave lo del playback"

No, no eran estos, pero  ¿Y lo que hubiese molado?

El verano daba sus últimos coletazos en agosto, pero nosotros, siempre tras la noticia, hicimos un impresionante descubrimiento: Lo que no quieren que sepas: ¿Se puede curar el asma comiendo piel de mandarina? Creemos que el post habla por sí solo.

El último post de 2016 hasta la fecha data de noviembre. Por aquel entonces, pudimos ver como en una web proponían 24 pasos para, según ellos, convertirte en Gallego. Como aquello era un fraude, decidimos publicar Los verdaderos 24 pasos para convertirte en Gallego . Fue una decepción: No nos insultó nadie.

Galiza Ceive, poder do Luar

Galiza Ceive, poder do Luar

 

En fin, esto ha sido 2016 en Ostia un Lobby. Un ajetreado año de grandes cambios en nuestras vidas que auguran grandes retos en el futuro. Lo mejor, sin duda, es poder asegurar que seguimos siendo amigos y que sigue existiendo gente que disfruta de  las tonterías que escribimos. Muchas gracias por seguir ahí tras tantos años

… Y lo peor del año es que sigue habiendo idiotas sin sentido del sarcasmo que dejan comentarios furiosos en el post de “La juventud de hoy en día es una mierda” (de 2013!!), el cual voy a pasar de enlazar porque no puedo más con tanto mongolo. Pero, citando a mi madre: “que todos los males sean esos”.

Así que por todo y pese a todo, Javi, Vero, Davidrago y yo mismo, Fer Lee, os deseamos una muy feliz navidad y un inmejorable año nuevo.

onepiece-christmas

 

Lo que no quieren que sepas: ¿Se puede curar el asma comiendo piel de mandarina?


no

 

 

 

 

propiedades-medicinales-del-aceite-esencial-de-mandarina4

Foto pa tocar los huevos en Facebook

El mejor peor concierto de mi vida


Esta historia ocurrió en el año 2009. Por aquel entonces yo estudiaba en la Universidade da Coruña y, en el campus, anualmente se celebraba un festival de música coherentemente bautizado como Campus Rock.

El nombre que me atrajo a aquella edición fue el de Joe Crepúsculo, un personaje que también tiene un post, pero el protagonista de la noche fue sin duda el grupo Madrileño The Secret Society, que nos regalaron un concierto tan pero tan malo que me lo pasé de puta madre. Vamos, como quien ve Sharknado 3 con los colegas.

campus-rock-2009-375x530

Antes de meterme al lío, aclaro que escribo de memoria y, por tanto, puedo equivocarme en algún dato o en el orden de los acontecimientos. Pero la historia es real.

El festival lo debían abrir los gallegos 6pm a las 20:30, pero los tíos llegaron más de una hora tarde (según se comentaba, se habían quedado atrapados en un atasco en la AP9). La organización no hizo nada al respecto: Simplemente esperaron. Esto empezó a mosquear al personal: Veías a los de la organización discutiendo entre ellos, la gente quejándose (no dejaban de ser una especie de teloneros)… Recuerdo que habían venido los de Radio Galega Música (Creo que los de Estudio3) a hacer un especial en directo… ¡Y los conciertos no habían empezado cuando se acabó el programa! Entre que llegaron, montaron todo, etc… hasta eso de las 22:00 o 22:30 no debieron de empezar. Un caos.

ap9-galicia--644x362

La AP9. Efectivamente, no tengo ni idea de qué imágenes ponerle a este post.

Tras ellos, llegó ya el turno de nuestros protagonistas: The Secret Society, con la primera sorpresa de la noche: Se trataba de un dúo compuesto por un solo tío con una guitarra. Resulta, como nos explicó él mismo, que su compañero no había podido venir. Pensad en que no solo la gente que ya estaba allí estaba cabreada: A esa hora empezaron a llegar los seguidores de los “cabezas de cartel”, que ya tenían que haber empezado: Los que venían a ver a Joe Crepúsculo (electrónica) se encontraron con una especie de cantautor. Peor era para los que venían a ver a Wau y los Arrrghs!!! (Rock&Roll), que veían que se iban a tragar a un cantautor primero y un concierto de electrónica después. Ninguno de los dos colectivos se cortaron de quejarse en voz alta, claro.

El cantante se vio solo ante un público hostil y se vino abajo. Comenzó el concierto excusándose en plan: “Bueno, es que hoy estoy yo solo… tened en cuenta que solemos tocar en salas y en un festival todo es distinto”. Oye, reconozco que las circunstancias eran adversas y no era su culpa, pero es que hay que ser muy torpe para empezar así. Todos estábamos flipando con aquel personaje, aunque, viesto ahora, lo cierto es que tenía razón: Cada música tiene su momento y la suya no era para un festival al aire libre a altas horas de la noche. Y claro, su actuación fue un bajonazo que no hizo más que aumentar el enfado de los presentes.

Se suponía que eran un grupo de dos guitarras (creo), así que al estar él solo tiró de tecnología y se trajo un looper para grabar el riff de guitarra y tocar sobre él. Algo bastante común y legítimo. Pero claro, no todo el mundo está familiarizado con estas cosas y al ver que, cuando paraba de tocar, una guitarra seguía sonando, alguien gritó “¡Está en playback!”. Entonces alguna gente empezó a silbarle y gritarle… y el tío a contestarles en plan “Bueno, tampoco hace falta insultar”, cosa que, claramente, solo echaba más leña al fuego.

"Pues tampoco creo yo que sea tan grave lo del playback"

“Pues tampoco creo yo que sea tan grave lo del playback ¿No?”

El concierto continuó sin salir de aquel clima hasta que, de pronto, se le rompe una cuerda de la guitarra. El tipo paró el concierto y, tras unos segundos de confusión dijo “¡Menuda putada!… pues no he traído cuerdas de repuesto” – El descojones entre el público era generalizado – “Voy a ver si alguien me deja otra guitarra” y se piró del escenario. Parecía un número cómico. Diez minutos después apareció con otra guitarra, levantando un sarcástico aplauso del público.

Durante todo el concierto, entre tema y tema, el cantante no dejaba de justificarse: Que si normalmente no estoy yo solo, que si normalmente toco en salas pequeñas, etc… Llegado un punto, a colación de lo de las salas pequeñas, dijo algo como: “El siguiente tema, cuando tocamos en salas, lo solemos hacer en medio del público y hoy voy a hacer lo mismo”. Pero cuando se dispuso a bajar del escenario, se dio cuenta de que el cable de la guitarra era demasiado corto; de modo que decidió desenchufarla y bajar igualmente.

Esto que puede sonar bastante cool, fue una decisión bastante mongola: Al desenchufar la guitarra y no tener micro, no se le oía absolutamente nada y, como había bajado del escenario, muchos pensaron que había terminado el concierto y se fueron a la barra. Imaginad la estampa: Todo el mundo yendo hacia la barra y el fulano allí solo, con su inaudible guitarra, en frente del escenario. Solamente cuatro o cinco personas de las que estaban delante de todo se quedaron con él, no se si por pena o por ser verdaderos fans.

desperado

A estos nunca los pillan sin cuerdas de repuesto

Acabado el tema, el cantante subió al escenario de nuevo y volvió a enchufar la guitarra. Podéis imaginar el problema: El público creyó que se había ido y había vuelto 5 minutos después para tocar un bis que nadie había pedido. Recuerdo a un tio gritando: “¿¿Pero que hace este otra vez ahí?? ¡¡Fuera!!” silbidos, insultos… hasta el punto que el cantante dijo “Bueno, bueno, tranquilos, toco un tema más y me voy”. La verdad es que lo recuerdo y me queda la duda de si no sería una especie performance.

Y sí, tocó aquel último tema. Volvió a sacar el looper (A esas alturas ya todo el mundo se había dado cuenta de que era un looper, no playback) y comenzó a grabar pistas de forma que al final parecía aquello una orquesta de guitarras bastante guay. Cuando la letra acabó, el cantante dejó sonar el loop mientras sacaba unos tambores y un platillo para acompañar con percusión aquel final épico. Las guitarras sonaban, él coronaba con un redoble y un “crash”, guitarras, redoble y “crash”, guitarras, redoble… hasta que lo que hizo “crash” fue la baqueta y se le partió por la mitad. No me podía creer la mala suerte que estaba teniendo aquel hombre. Con todo el público despollándose por los suelos, el artista no aguantó más. Lanzó las baquetas a tomar por el culo y se marchó sin despedirse, sin ni siquiera apagar el looper. Las guitarras seguían sonando mientras la gente se moría de risa y aplaudía a rabiar como celebrando que se marchaba ¡Eso sí es acabar en alto!

Peor han acabado otros conciertos

Peor han acabado otros conciertos

Tampoco quiero ser injusto con la banda: No eran malos. El tío cantaba bien y tocaba bien, pero aceptó el bolo equivocado (como el mismo reconoció repetidas veces), no supo leer la situación y fue víctima de la nefasta organización del evento. Y no me pienso disculpar por esta última afirmación: El hecho de que fuesen estudiantes y no profesionales los que lo organizasen no es una carta blanca para liársela a todo el mundo.

A raíz del concierto les di una oportunidad a The Secret Society y escuché sus temas ya en casa. No están nada mal aunque el folk-rock a la americana no es lo mío. Ignoro si siguen en activo, pero he encontrado este vídeo de 2012. Al parecer, por aquel entonces ya eran un grupo.

Este se convirtió en mi “mejor peor concierto”, desbancando al que lo era hasta ese entonces: el de XXL teloneando a Red Hot Chili Peppers en el Xacobeo de 2004, pero eso, como diría Conan, es otra historia.

 

 

 

 

Adiós a La Parroquia


El programa de radio La Parroquia emitió su último programa este pasado viernes 27 de mayo, despidiéndose de las noches de Onda Cero sin (casi) ninguna concesión al drama, como no podía ser de otro modo.

El tren de la chufla

El tren de la chufla

Puede parecer extaño dedicarle una entrada a un simple programa de entretenimiento, pero en este blog somos grandes amantes de la radio, además de locutores ocasionales, por lo que la melancolía intrínseca a los proyectos que llegan a su fin nos toca la fibra.

Allá por 2008, bajo el nombre original de “La Parroquia del Monaguillo”, arrancó un formato que consistía en un programa de llamadas en que la gente trataba de contar anécdotas mientras eran vacilados o cómicamente ignorados por los locutores. Una autoparodia constante e improvisada entre oyentes y locutores con el único afán de pasárselo bien. Y para muestra, mi momento favorito:

 

Emiliano trata de contar cómo fue su Nochevieja… pero Mona y Arturo están más interesados en otros detalles

La Parroquia empezaba a esa hora en que se acaban los deportes y las emisoras recurren a los terribles espacios de testimonios. Mientras éstos reducían tus opciones a dormir o deprimirte, Sergio Fernández “El Monaguillo”, Arturo González-Campos, Gemma Ruiz y el técnico Sergio Monforte decidían no dejarte hacer ni una cosa ni la otra.

Ya habían pasado varias temporadas cuando me enganché a los desvaríos parroquianos. Pero tuve tiempo de escuchar a esos personajes que, de tanto llamar, ya eran casi parte del equipo: Antonio de Mairena con las delirantes recetas del restaurante “Bulevá-Bulevá”, Moreti, el enamorado que leía poemas a Gemma, José “El Gitanillo” y sus trucos para irse de fiesta sin que su mujer se enterase, “El Gordo” que tardaba 5 minutos en recitar lo que había cenado… Y mi favorito: Manolo, un tipo algo tacaño y gañán que tenía una cita y llamó para pedir consejo…

Pero es que al día siguiente ¡llamó para contar qué tal le había ido! ¡Qué momento de radio más increíble!

Lamentablemente, cualquier formato se agota y trabajar a esas horas no debe ser fácil cuando ya tienes una edad. Eso unido a los proyectos paralelos (El Monaguillo está a tope en El Hormiguero y Arturo centrado en el podcasting y los monólogos) hicieron que las dos últimas temporadas pecasen de dejadez y repetición aunque siempre siempre mantuvieron destellos de genialidad.

Me fastidia caer en el lugar común del “gracias por las risas” o el infame “me habéis ayudado en los malos momentos” pero ¿Cómo no hacerlo? Sus podcasts, que escuchaba cual yonqui, me sacaron más de una sonrisa en aquel largo y oscuro invierno en que, ya fuera de la universidad, la soledad y la incertidumbre sobre el futuro devoraban mi moral.

Muchas gracias y mucha suerte “churritas”. Dúchense, que sale económico.