• Páginas

  • Categorías

  • diciembre 2020
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

Especial Coronavirus: Lecturas para una cuarentena


¡Hola amigos! ¿Quién nos iba a decir que 2020 nos traería la muerte, eh? Nosotros estamos tan ilusionados como sorprendidos de que la humanidad perezca antes que este blog. Si alguien apostó por ello, se va a forrar, aunque no lo va a disfrutar mucho. Por lo de estar muerto, digo.

Estos días en que las autoridades nos recomiendan no salir de casa (Lo cual era ya la vida de 3 de 4 de nosotros) os hacemos algunas recomendaciones de libros y cómics de temática virulenta, para amenizar las últimas semanas de vuestra vida.

A no ser, claro que hayás comprado 4 mil toneladas de papel del culo, que entonces sois inmortales, creo.

 

Amancio Ortega

Guerra mundial Z (Max Brooks)

Ya hago el “disclaimer” para quitármelo de encima: La peli homónima NO tiene absolutamente nada que ver con el libro.

La ¿novela? (No estoy seguro de poder llamarlo así debido a su estilo periodístico) nos sitúa en un mundo en reconstrucción tras una dramática epidemia zombi a nivel global a la que la humanidad sobrevivió.  Esto no es un spoiler, sino el escenario inicial: Sabemos como acabo todo, pero nada de lo que ocurrió. De ello nos enteraremos poco a poco a través de las entrevistas que un cronista (narrador y protagonista de la obra) realiza a diversos testigos que sobrevivieron al incidente.

De este modo se explora cómo un evento de estas características afecta a las diferentes sociedades e individuos: De las grandes urbes a los más remotos pueblos de Siberia, de las bases militares a las oficinas comunes o a los buques en altamar…

Es inevitable mencionar hoy esta obra pues, en ella, al igual que en la presente situación,  encontramos el origen de la pandemia en China y las malas prácticas de su gobierno. Y muy desencaminada no irá, ya que está prohibida en ese país.

Un libro vibrante que superó todas mis expectativas y me hizo llegar somnoliento al trabajo más de una mañana. Lo recomiendo encarecidamente a cualquiera, incluso a gente que no sea fan del género.

La peste (Albert Camus)

En la argelina ciudad de Orán estalla un brote de peste bubónica, quedando la ciudad en cuarentena. El narrador seguirá las andanzas de un médico durante los largos meses que durará el aislamiento.

A pesar del dramatismo de la premisa y tener su carga de amargura, es una novela que te deja con una sensación cálida de optimismo, pues la situación acabará por sacar el lado más generoso y desinteresado de unos vecinos unidos en una lucha que les supera ante un enemigo que no comprenden.

Hay quien interpreta esta obra como alegoría de la ocupación Nazi de Francia durante la Segunda Guerra Mundial, cosa con la que estoy de acuerdo hasta cierto punto por sus reflexiones a cerca de como hay enfermedades que nunca se podrán erradicar y hemos de estar preparados para cuando resurjan.

En general no soy muy partidario de tener “un libro/peli/cómic/album favorito”, porque creo que cada cosa es para su momento, pero este es uno de los que siempre me viene a la mente cuando me hacen la pregunta.

Píldoras azules (Frederik Peeters)

Cómic autobiográfico en el que el autor nos narra su romance con una mujer portadora del VIH. No cuenta ninguna historia en concreto, sino que reflexiona sobre los retos de la convivencia, tanto con ella como con su hijo de tres años, también seropositivo.

Descubrí este tebeo cuando su autor fue invitado al salón Viñetas desde o Atlántico del 2006. Un período para mi de grandes cambios: La mayoría de edad, mi emancipación como estudiante desplazado, mis primeras aproximaciones al amor no ya tan juvenil… Y esta fue una de las primeras “novelas gráficas” a las que me enfrenté. Quedé completamente hipnotizado.

Es un tebeo bastante instrospectivo y bastante melancólico, pero no dejéis que esto os eche para atrás. De hecho, lo reelería ahora mismo si lo tuviese en casa.

La muerte en Venecia (Thomas Mann)

A principios del siglo XX, un escritor decide tomarse unas vacaciones en Venecia para recuperar la inspiración perdida. Sin embargo, lo que debía ser una plácida estancia en la playa se tuerce, por un lado por sus inesperados sentimientos de deseo hacia un joven alojado en su mismo hotel y, por otro, por un brote de cólera que comienza asolar la ciudad.

Sin duda la obra más densa y compleja de esta lista, aunque también probablemente la más reconocida. Hace años ya que lo leí, pero recuerdo el conflicto que sufre el protagonista entre el esfuerzo diario por lograr sus objetivos frente a su deseo de disfrutar de la vida, que se nos escapa para nunca volver. Algo que me afectó mucho estando yo, en aquel entonces, embarcado en una carrera universitaria para la que cualquier esfuerzo parecía insuficiente.

También recuerdo las potentes imágenes descritas del drenaje de los canales venecianos para, desesperadamente, tratar de frenar la epidemia.

 

 

Como siempre que recomiendo cosas, espero que las disfrutéis tanto como yo lo hice y que os ayude en estos días tan complicados. Por favor, sed responsables. Las autoridades no nos están pidiendo tanto, simplemente que nos quedemos en casa. Es la forma más cómoda de ayudar de la historia, así que no la liéis ¡A cuidarse!