• Páginas

  • Categorías

  • octubre 2018
    L M X J V S D
    « Ago    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Archivos

  • Gente sin seriedad

10 reflexiones tras volver a ver Friends


Los que crecimos en los 90 tenemos Friends como la primera sitcom a la que nos enganchamos, pero últimamente he visto gente comentando por las redes lo anticuada que se ha quedado. Por supuesto, con la desconfianza que nos caracteriza a los gallegos, decidí volver a verla para sacar mis propias conclusiones. Y sí, es cierto que, ya de adulto y tantos años después, se fija uno en cosas nuevas.

Las obsevaciones que pongo a continuación han de entenderse como curiosidades y reflexiones, no necesariamente como defectos que he sacado en plan cínico o pejiguero.

 

1. El personaje de Joey es muy incoherente.

Joey comienza siendo una especie de chulo con “inteligencia callejera”, pero a medida que avanzan las temporadas se va haciendo más y más estúpido hasta acabar siendo una especie de Homer Simpson ligón. Es llamativo cómo en la primera temporada se ríe de Ross por tragarse la mentira piadosa de “el perro se ha ido a vivir a una granja” y, sin embargo, varias temporadas después, es él quien se la cree aplicada a sus mascotas “Pollita y Pato”.

También es curiosa su evolución física. Matt LeBlanc era el actor más atractivo al principio de la serie y continuó haciendo de “guapo irresistible”  pese a no haber envejecido tan bien (10 años no pasan en balde). Canta especialmente teniendo en cuenta que, en las últimas temporadas, Joey compite con Ross por el amor de Charlie, estando el paleontólogo interpretado por el actor de toda la plantilla al que mejor habían tratado los años (David Schwimmer)

Joey con su amigo “Abracín”

2. Nueva York es como una aldea.

En el Manhattan que nos muestra la serie, es tremendamente común encontrarse fortuitamente con conocidos por la calle, en el parque o incluso en restaurantes y bares. Muchas veces, el conflicto de los capítulos proviene de que los protagonistas mienten y son vistos por un conocido allí dónde en teoría no deberían estar. El no va más es cuando, en la temporada 9, Phoebe y Ross son atracados por alguien que resulta ser un antiguo amigo de la primera. Ni en Lugo me han pasado cosas así, oye.

Exteriores del edificio de Friends en Manhattan. Foto propia, 2017.

3. Los guiones eran más fáciles de escribir antes de que llevásemos móviles.

Muchas veces bromeamos con cómo los guiones de terror suelen inventarse cualquier excusa para que los teléfonos no funcionen. Pues eso también sería necesario si Friends se hubiese escrito en la actualidad. El nudo de varios episodios sería inexistente si los personajes pudiesen comunicarse directamente en todo momento, como podemos a día de hoy. A la mente me viene el capítulo en que llaman a casa de Joey para ofrecerle un trabajo pero es Chandler quien contesta y olvida pasarle el recado. Cuando algún personaje liga le da a su pareja un teléfono fijo escrito en un papel ¡Qué raro suena a día de hoy!

Encanna!?

4. Nostalgia del mundo pre-crisis.

Ross, a los 26 años, ya se había divorciado e iba a tener a su hijo Ben. Rachel es aún más joven cuando se fuga de su boda. Más tarde, tendrán a su hija común, Emma, cuando rondan los 30. Para entonces ambos gozan de estabilidad y éxito laboral, y no solo ellos, también el resto de sus amigos. Sé que Friends es ficción y además se desarrolla en un país rico, pero no puedo evitar pensar en lo lejos que yo y los de mi entorno estamos de esa situación encontrándonos en la misma franja de edad. Si los EEUU pre 2008 era así, creo que entiendo un poco mejor a la gente que se tragó lo del “make America great again”. Es triste que una generación viva peor de lo que vivieron sus padres.

Mi pareja y yo, pero sustituyendo al Bebé por una caja de helados.

5. ¿Es una serie machista?

En un mundo en que hay que poner vikingos negros en las pelis para que no te llamen racista, muchos tachan a Friends de machista y homófoba, pero yo no lo veo así. Al igual que en la vida real, hay personajes que tienen tics machistas sin ser ellos conscientes, pero no se cae en la apología de ese comportamiento. Analicemos a los personajes masculinos:

  • Chandler: Tiene un problema de homofobia, pero ¿A qué se debe? Su padre era abiertamente homosexual y eso le hizo objeto de acoso escolar. Está resentido, no siente odio porque sí. Además, acaba por superar sus prejuicios yendo a Las Vegas a ver el espectáculo de Drag Queen de su padre e invitarlo personalmente a su boda.
  • Ross: Al igual que Chandler, Ross también fue un “pringadillo” en el instituto, probablemente debido a su personalidad de “empollón”. Esto unido al hecho de que su primera esposa resultase ser lesbiana lo hacen un tipo inseguro, por lo que pretende en muchas ocasiones compensar haciéndose el “machote”. De ahí que se sienta incómodo cuando su hijo quiera jugar con muñecas o cuando “la” canguro resulte ser un hombre. La serie nunca muestra estos comportamientos de Ross como ejemplares, y suelen hacer que acabe en ridículo.
  • Joey: Reproduce el estereotipo de mujeriego que se sigue viendo en series a día de hoy. Viene de una familia católica conservadora y no es que sea muy inquieto intelectualmente, así que es coherente que imite los comportamientos tradicionales. En cualquier caso yo lo veo más como un egoísta de las relaciones que como alguien que se crea superior a las mujeres. Me sigue pareciendo menos machista que otros mujeriegos de series que vinieron despues (por ejemplo, Barney Stinson o Charlie Harper)

De izda a derecha: La madre de Chandler, Chandler, el padre de Chandler

 

6. Cameos inesperados.

10 temporadas dan para muchos cameos y hay por Internet un montón de listas de todos ellos, pero me gustaría destacar unos cuantos que no recordaba, como por ejemplo el de Charlie Sheen (marinero novio de Phoebe), el de Sean Penn (Novio de Ursula y después de Phoebe) o el de Jean Claude Van Damme (Como él mismo)

Otras apariciones (que no cameos) que destacaría son el de Hugh Laurie (El Dr. House en persona hace de compañero de asiento de Rachel en un avión) y el mejor: Anna Faris, a.k.a. la tía de de Scary Movie, que hace el papel de chica ingenua y simple que se ha quedado embarazada por accidente. Me parece un papel muy parecido al que interpreta en Mom y ¡Qué cojones! en mi mente es el mismo personaje de un universo paralelo, a lo Marvel Ultimate.

Crossover Mom – Friends en un universo alternativo

7. Phoebe y Joey.

Una queja común de los fans de Friends es el enamoramiento ortopédico entre Joey y Rachel. A mí siempre me ha parecido que, si con alguien tenía química Joey, era con Phoebe: Se lo pasan muy bien juntos, se preocupan mucho el uno del otro y harían una pareja muy loca. Recordaba algunos besos entre ambos, pero siempre para contribuir a la broma y nunca en momentos sentimentales. Al volver a ver la temporada 1 (la que menos recordaba) redescubrí un capítulo en que Joey besa a Phoebe confundiéndola con su gemela, Ursula, e inmediatamente se da cuenta del error. Es un momento realmente emotivo que, si como yo, os habíais quedado con las ganas de verlos juntos, deberíais volver a ver (Episodio 1×17)

Unidos por su visión mágica del mundo y su alegría de vivir.

8. Mis episodios favoritos siguen siendo los mismos.

Hay 2 episodios que, para mi sobresalen: El del Unagi (6×17) y El que el stripper llora (10×11), este último por ser en el que Joey va a un concurso televisivo de preguntas . Siguen siendo mis favoritos, pero junto a ellos ahora tal vez incluya El de la cinta de vídeo (8×04), en el que se explica el truco de ligar de la historia del mochilero en Barcelona.

Unagi es el estado mental de estar siempre alerta ante el ¡PELIGRO!

9. Sus vidas me siguen dando envidia.

Eran, los protagonistas, un grupo de jóvenes adultos que tenían la vida que nosotros, por entonces infelices adolescentes, anhelábamos tener: Vivir rodeado de amigos en una ciudad guay, ser independientes económicamente y encontrar el amor. Siempre intuí que mantener un grupo cohesionado de amigos a partir de los 25 sería complicado y no me equivocaba. Seguramente sea lo que más añoro de mis años de estudiante y este blog en el que escribimos amigos que vivimos alejados, es muestra de ello.

Los capítulos de Barbados me dan muy buen rollo. Los viajes en pandilla son lo mejor que hay.

10. Sigue siendo de mis series favoritas.

En realidad esto ya me lo imaginaba: He vuelto a ver Friends en Netflix, pero lo cierto es que nunca han dejado de emitirla en canales secundarios de TDT y muchas veces me he quedado a verla. Al igual que me pasa con Los Simpson y Futurama, siempre agradeceré que una cadena la emita en bucle para rellenar, aunque sea capaz de recitar los diálogos. Su humor ya forma parte de mí y esos 6 amigos son, de algún modo, también amigos míos.

Y si a las nuevas generaciones no les gusta… pues está bien, no pasa nada. A fin de cuentas, como decía un sabio que compartía piso conmigo: “Es ley de vida”.

(Des)encanto: ¿Es un bluf o necesita tiempo?


Crítica SIN SPOILERS

Acabo de terminar la primera temporada de (Des)encanto, ya sabéis, la nueva serie de animación de Matt Groening. Narra las aventuras de Tiabeanie, la joven y juerguista princesa del mágico reino de Dreamland (Utopía en la traducción española).  Junto a ella van Luci, un pequeño demonio y Elfo, un elfo (claro). Cabe destacar que, aquí, los elfos son más parecidos a duendecillos que a lo que comunmente se entiende por esta raza en la fantasía medieval, género que la serie parodia. Esta primera temporada está compuesta por 10 episodios autoconclusivos.

Como fan absoluto de Futurama y Los Simpson (Pese a que sus 12 temporadas buenas hayan quedado diluídas por otras 17 “reguleras”) me ha costado mantener el hype a raya, pero creo que lo conseguí: Me enfrenté a ella a autoconvencido de que no me iba a flipar como las anteriores, al menos no en un primer visionado. Y la verdad es que no me equivoqué.

Al igual que es un error decir que un futbolista de 18 años es “el nuevo Pelé“, no sería justo comparar (Des)encanto con Futurama. Lo que pasa es que complicado no hacerlo cuando se han empeñado fusilar su estructura y espíritu. Incluso el primer capítulo es muy similar al primero de la citada serie y sus protagonistas son fácilmente identificalbes con Fry, Leela y Bender. 

El mayor problema tal vez sea el ritmo y me cuesta mucho explicar esto. De algún modo, a veces los capítulos se hacen lentos, incluso juraría que los personajes, por momentos, se mueven de forma ralentizada arruinando el timing, tan importante en el humor. Os pongo un ejemplo: Imaginad que estáis viendo una sitcom, hay un chiste y en vez acabar ahí la escena te la alargan un par de segundos en el que los personajes continúan lo que estaban haciendo o simplemente se quedan mirándose en silencio. Muchos gags pierden fuerza por cosas así.

El reino de Dreamland no cumpliría la ley de costas de Galicia.

Otra cosa que he echado en falta es ESE capítulo brillante que te engancha a una serie para siempre. Un episodio memorable, con alguna frase que la gente luego repita, o una escena digna de referenciarse. Así como Futurama, ya en su segundo capítulo, nos daba la tronchante canción de “Somos balleneros” y la mítica frase de Bender de “Casinos y furcias”, aquí ningún capítulo sobresale de los demás. O al menos no por mucho.

Pero no todo es malo. Los capítulos son, en general divertidos y el tipo de humor elegido escapa de la deriva soez de los actuales Simpson buscando volver al humor absurdo que los caracterizaba en su origen. A medida que avanzan los episodios, los personajes secundarios van dibujándose más y la serie se va enriqueciendo. Uno acaba la temporada con sensación de trayectoria ascendente y da lástima que no haya un par de capítulos más. Eso es buena señal.

Los personajes secundarios acaban por convertirse en lo mejor de la serie.

Y si es cierto que Futurama ya nos dio episodios clásicos enseguida, en el caso de Los Simpson hay que ir a la segunda temporada para empezar a ver capítulos realmente buenos. De Groening no esperamos otra cosa que lo mejor y tal vez esto haya jugado en su contra en esta época en que se exige inmediatez y los matices están mal vistos.

De modo que, respondiendo a la pregunta planteada en el título, creo que tiene los ingredientes para convertirse en una gran serie si le damos tiempo para que afiance su tono y ritmo propios. Yo le daría una oportunidad.

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 3 de 3)


Y por fin el desenlace de esta historia que narra, en plan gonzo, lo ocurrido en el festival O Son do Camiño. Si no has leído las partes anteriores (y suponiendo que quieras hacerlo) están disponibles aquí: Parte1, Parte2.

Último día, sábado 30: Mitomanía.

Cuando me desperté por la mañana, mi afonía se había convertido en un auténtico problema. He descubierto que cuando estás afónico a ese nivel, la gente tiende a meterse más contigo a sabiendas de que no les puedes contestar ¡Malditos cobardes!

Nos habíamos despedido la noche anterior citándonos para un vermú que jamás ocurrió porque en algún momento habría que dormir. A eso del mediodía comenzó a llover a mares. Entre eso, el cansancio, que los grupos de la tarde no nos interesaban mucho (A excepción de Terbutalina, pero eran demasiado temprano) y, para que negarlo, que el Argentina-Francia estaba muy interesante, no nos presentamos en el recinto hasta eso de las 7pm. Justo a tiempo para enganchar el primer gin-tonic y ver empezar el concierto de Novedades Carminha.

Novedades Carminha, foto propia.

El auditorio estaba bastante vacío debido a las inclemencias del tiempo, que sin embargo comenzaba a mejorar. Lo agradecimos tras dos días de constante aglomeración ¿Y qué decir del grupo? Salieron con la ilusión y el aliciente que da tocar en casa y convencieron. Siempre he dicho que este grupo es el heredero del estilo de Siniestro Total por sus influencias punkis y su retranca. Mis amigos y yo no parábamos de mirarnos y partirnos con las letras (pero de forma intencionada, y no como el día anterior en Residente). Son una banda de reirse y bailar a saltos con tus amigos. No pretenden ser más y nosotros se lo agradecemos.

Ya os avanzo que este día ignoramos por completo el escenario pequeño. Mucha gente me dijo que León Benavente estuvieron de la hostia, pero por lo poco que he escuchado de ellos me parecen el típico grupo indie español de música coñazo y cantante sin voz que a la gente le mola “por las letras, que son pura poesía”. Ahora bien, es posible que en directo se transformen y mi opinión cambie radicalmente como ya me ocurrió en su día con Vetusta Morla.

Aclarado esto, los siguientes en presentarse en el auditorio fueron otros resucitados: Mando Diao, que siguen en su lucha por recuperar el éxito que ellos mismos tiraron por la borda tras lo de pasar inexplicablemente a cantar en Sueco, el álbum infame e igualmente inexplicable Ælita y despedir al cantante principal y cofundador.

Mando Diao, foto propia

Creo sinceramente que deberían comprarse una casa en Galicia: Es el único sitio en que siguen estando de moda y se les profesa un cariño fuera de lo normal. Pese a los espectáculos lamentables que han dado los últimos años en estas tierras, siguen tocando aquí con frecuencia y llenando. Joder ¡que este fue ya su segundo concierto en Santiago en lo que llevamos de 2018! Si siguen así van a acabar yendo a Luar como ya le pasara a Boney M.

El concierto fue mucho mejor de lo esperado (aunque estar, están cascaos) y la gente se implicó mucho. A lo mejor fue impresión mía, pero yo los vi emocionados. Coreamos, saltamos, hicimos ruido, nos lo pasamos bien, sí, pero fue un espejismo. Como una cena de antiguos alumnos: Mola volverse a juntar por una noche, pero los tiempos del insti no regresarán nunca.  Desde luego nada que ver con aquellos Mando que vi hace ya una década (justo antes del “Dance with somebody”) y parecía que se iban a comer Europa.

Me he puesto intenso con esta especie de elegía, esperad que compense: Como había mucha cola, meé contra un pino y se me metió meao en el tenis del Primark porque, como sabrán los que se leyeron el volumen anterior, estaban rotos. En fin, tras este asqueroso “inpass“, volvamos a la crónica.

Era el momento de prepararse para Lenny Kravitz. Reconozco que mi presencia en este concierto era por pura mitomanía, que no es el más noble de los motivos por el que ir a un concierto. Me da un poco de rollo esa actitud de coleccionista de cromos en plan “¡yo vi a tal!” y me temo que este era el motivo mayoritario por lo que la gente estaba allí.

Lenny Kravitz, foto propia.

Supongo que por eso mismo me encontré aquí con un par de posturillas un tanto desagradables. Como ellos van a por la celebrity y la música se la suda, se enfadan si les empujas accidentalmente al saltar. Si no quieres que los selfies te salgan movidos, vete del foso, que esto es un concierto de Rock, subnormal.

Si ya, cuando apagaron las luces, todo el mundo empezó a chillar (menos yo, que recordemos que estaba afónico), cuando al fin salió Lenny parecía que se derrumbaba el auditorio. Reconozco que es un portento. Desbordaba el escenario con su presencia. Inexplicable y magnético.

Pero atiende, que el cabrón arrancó con “Fly Away”, con dos cojones. Y siguió con varias bastante conocidas. Aquello era la releche pero acabó por ocurrir lo que yo me temía: En cuanto pasaron las 4-5 más populares, nadie se sabía ninguna más. Llegaba a ser un poco incómodo cuando ponía el micro para que cantásemos y solo se oían tímidos tarareos. Es el problema de cuando el personaje se impone al músico.

De todos modos, Lenny tuvo oficio suficiente para superar esos momentos y no dejar que decayera la cosa. Nos tuvo comiendo de su mano durante todo el espectáculo hasta que llegó el momento estelar: Sacó su Flying V, la mítica guitarra en forma de flecha, y puso todo patas arriba con “Are you gonna go my way”. Uno de los mejores momentos de festival. Lenny tocó  un total 20 minutos más de lo que le correspondía y la peña aún le pedía más bises. Una auténtica leyenda del Rock.

C. Tangana, foto de O Son do Camiño.

Entre el retraso del concierto y lo que tardamos de salir del auditorio C. Tangana ya llevaba un buen rato de concierto en el escenario pequeño. La verdad es que este tipo me tiene intrigado tanto por su música como por los jardines en que se mete y el tipo de gente a la que atrae. No estoy seguro de que me guste, pero lo que está claro es que hace algo nuevo y ha atraído a las nuevas generaciones hasta el punto de que me consta que hubo gente que compró la entrada del viernes solo por su concierto. Ignorarlo por “pijo” o porque “el trap es mierda” sería pecar de carcamal.

Me hubiese gustado adentrarme a ver qué ambiente se respiraba en su concierto, pero por desgracia había ya demasiada gente a esas alturas y además nos moríamos de hambre. Evité el sitio de los burritos mierder para caer en el de las hamburguesas veganas más secas de la historia ¿Podemos reconocer ya que los food trucks son una mierda, por favor?

La última actuación de la noche y, por tanto, del festival, fue la de Martin Garrix. A diferencia de con los 2 Djs anteriores, esta vez el auditorio sí estaba lleno. Estábamos destrozados y ya habíamos gastado nuestros últimos tokens. Nos lo habíamos pasado muy bien y nos resistíamos a que acabase, pero de pronto ocurrió algo: El Dj pinchó “Hey girl, hey boy”, de los Chemical Brothers, grupo al que iríamos a ver a Bilbao en unas semanas varios de los que allí estábamos.

Martin Garrix, foto de O Son do Camiño.

Fue como cuando en la ceremonia de clausura de las olimpiadas se le entrega el fuego a la siguiente sede, como si el festival nos diese su bendición y nos emplazase a la siguiente fiesta. Dimos por buena la señal y abandonamos el recinto antes de que la sesión de Garrix acabase.

Un fin de semana, en definitiva, memorable.

 

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 2 de 3)


Lo prometido es deuda y volvemos con la segunda parte de mis aventuras en O Son do Camiño, festival de música ya presentado en la anterior entrega de esta crónica.

Viernes 29: Los tenis del Primark are made for dancing.

Como ya adelantamos en el anterior episodio, nos despertamos bastante bien teniendo en cuenta lo del Jagermeister. Genial, porque pese a que esta era la única jornada para la que aun quedaban entradas, para mí era la más fuerte del festival. El día estaba nublado y daban posibilidad de tormenta eléctrica, pero finalmente solo cayeron un par de gotas.

La cantante de The Gift al darse cuenta de que olvidó renovar el tiquet de la zona azul. Foto de O Son do Camiño.

Esta vez los grupos de la tarde nos interesaban bastante menos así que llegamos directamente para ver a The Gift en el auditorio. Son, estos portugueses, el típico grupo que ves en muchos carteles pero rara vez a la cabeza, y eso que ya llevan varios años en el asunto. Pues para mí fueron la sorpresa del festival.

Salieron ante un auditorio semivacío, en el que la gente estaba más preocupada de si iba a llover o no que de atender al grupo, y nos pusieron a todos a bailar con su pop electrónico y una cantante entregada. Al final del concierto todos estábamos pegados al escenario y se llevaron una gran ovación bien merecida. Además, el teclista-bajista se parecía a Mortadelo e iba vestido como Filemón, gran homenaje a la cultura de este país. Hay que quererlos. Si tenéis oportunidad, no os los perdáis.

A continuación nos dirigimos a (la barra cerca de) el escenario pequeño para echarle un ojo a unos desconocidos PLYA. Correctos, pero no me llamaron excesivamente la atención. Los vimos un rato mientras apurábamos nuestras consumiciones y regresamos al auditorio donde nos esperaba, (sigh) Residente.

Residente, foto propia.

No me molaba nada Calle 13 y no tenía ningún interés por ver a uno de sus miembros en solitario. Me hubiese quedado de buena gana en el escenario pequeño, pero por motivos que escapan a mi comprensión, a mis amigos sí les gusta, así que no me quedó más remedio que ceder.

Tratando de ser justo, no estuvo tan mal. Un conjunto de buenos músicos y una carismática corista arropaban más que bien al rapero caribeño, que además demostró tener una excelente voz para el género que interpreta y una gran conexión con el público. Fue un buen espectáculo.

¿Cual es el problema entonces? Las letras. Sus canciones como Residente son activismo político del todo a 100. Las de Calle 13… pues lo que yo recordaba que era Calle 13: rimas sonrojantes y cierto tufillo machista-reggatonero. Pero insisto, una vez conseguí ignorar las letras, me lo pasé bien.

Antes de continuar, deleitémonos con este fornido mancebo cuya foto publicó la cuenta oficial del festival ¡¡Grrruaur!!

Después de descojonarnos un rato haciendo freestyle imitando el tipo de rimas de Calle 13, a mis compañeros les entró el hambre, pero esta vez no les acompañé. Se avecinaba el concierto, para mí, más esperado y no pensaba ceder mi sitio. El tiempo que estuve allí esperando me sirvió para hacer un inesperado descubrimiento: Existen personas a las que no les gusta Two Door Cinema Club. Un misterio de los de llamar a Iker Jiménez, oiga.

Solo uno de mis amigos había vuelto al sitio cuando, de pronto, apareció un fulano disfrazado de Pete Doherty que resultó ser Alex Trimble, el cantante de TDCC, y casi sin tiempo para recibirlo, arrancó nuestros pies del suelo con “Undercover Martin”. Empezaban a tope los norirlandeses y no dieron ni un segundo de respiro.

Se sacaron la presión de encima tocando de primeras las más antiguas y conocidas. Esto fue terrible para mi salud, porque me sabía las letras y me desgañité a cantarlas. Nunca aprendo. Nos hartamos de hacer el chiste de “Bueno, nos vamos ya, que el trabajo está hecho”, pero la realidad es que este grupo no tiene un tema aburrido. Tocaron de carrerilla, a penas interactuaron con el público y no tocaron bises. Sin embargo, de algún modo, sí se produjo algún tipo de comunión que no sabría explicar.

Two Door Cinema Club, foto propia.

Tras un final apoteósico, en el que no faltó “Sleep Alone”, me costaba hablar y mi camiseta estaba empapada. Hacía años que no disfrutaba tanto con un concierto. Lo único que no podía evitar pensar es cuánto más hubiese molado de haber sido ya por la noche, pero no se puede tener todo.

Debido al despliegue de fuerzas realizado, era indispensable descansar. Me reencontré con mis amigos al final del foso, al lado del control de sonido y me senté en el suelo con la espalda apoyada en la valla a tomarme un tinto de verano mientras esperaba por el plato fuerte del día: Jamiroquai.

Una vez más, mis gustos y los de mis acompañantes no coincidieron y decidimos quedarnos donde estábamos para ver a Jay Kay y sus colegas. Me había vaciado en TDCC así que tampoco peleé mucho por ir adelante.

Nos quedamos un poco flipaos cuando vimos el estado del cantante. El bueno de Jay ha sido toda su vida un hortera de primera división. Lo del chándal de yonki y el penacho de indio hace cierta gracia cuando eres un chavalín de 20 años, pero cuando eres un señor de 50 al que, además, le sobran unos cuantos kilos, da un poco de grima. En especial si el penacho en cuestión se ilumina como un árbol de navidad y decides ponerte unos guantes blancos como si fueras el puto Mickey Mouse.

Jamiroquai, foto propia.

Por suerte para todos, el cuidado que parece no haberle dado a su cuerpo sí se lo ha dado a su voz. Sigue siendo poderosa y llena de personalidad. Eso, junto a los músicos que lo acompañan, que nunca fallan, es más que garantía de éxito. Sonaron bien, muy, muy bien. Completaron el show con un acertado juego de luces que convirtieron el Monte do Gozo en una discoteca setentera, excelente para el ritmo funky con el que la banda siempre nos atrapa.

Hicieron un buen repaso de su carrera en el que incluyeron algunas canciones del último álbum y las clásicas: Little L, Cosmic Girl, Travelling without moving… Allí bailaban hasta los camareros, tanto, que mis tenis de 8€ del Primark dijeron basta y se rompieron. Y es que ya lo dicen ellos mismos en “Canned Heat”, uno de mis temas favoritos no ya de ellos sino en general: “You never see my feet cause they move so fast. Dance!”. Un gran esfuerzo al que solo cabe echarle en cara el no haber tocado “Virtual Insanity”, pero en fin, alguna hay que dejar fuera.

Justo al terminar, comenzaba La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.) en el escenario pequeño. Este grupo me decepcionó, pero no por ellos, sino porque yo pensaba que eran otro grupo. Por algún motivo, creía que eran rollo La Pegatina o Bongo Botrako, y para nada. Hubiese molado un poco de rollo “hey chipirón” a esas horas y justo despues de Jamiroquai. Tonterías a parte, están bastante bien. Quedan de deberes.

Don Diablo, foto de O Son Do Camiño.

Después, mucha gente pegó la espantada y fue cojonudo porque se estaba muy cómodo viendo a Don Diablo. Como ya dije en el volumen uno, no soy muy bueno juzgando a los Djs. Estuvo divertido, aunque quiero mencionar el truco torpe y barato de sacar la bandera de España para ganarse al público ¿No tiene un asesor que le diga que eso en, este país y en un ambiente modernete, no mola? Que tampoco es que personalmente me moleste, pero…

La mayoría del pescao estaba vendido, sin embargo aún quedaba por ver qué sorpresas nos tenía guardadas el pez más gordo del festival al día siguiente.

Y esto dio de sí el segundo día. En breves el tercer y definitivo capítulo de este post que parece alargárseme hasta el infinito ¡Hasta pronto, amigos de Ostia un Lobby!

O Son do Camiño, una crónica tardía (Parte 1 de 3)


¡Hola amigos! Vuestro bloguero desconocido favorito (o sea, yo) se encuentra en plena crisis de los 30, por lo que vuelve a apuntarse a movidas que no hacía desde hace años con la esperanza de darle un canto de cisne decente a su juventud. En este caso, ir a festivales y escribir su experiencia en un blog porque viva el año 2007 me cago en la hostia.

El pasado jueves 28 de junio comenzaba en Santiago de Compostela la primera edición de O Son Do Camiño. Un festival financiado en gran medida por la Xunta de Galicia con un cartel variado, nombres consagrados y un precio, seamos sinceros, de puta risa.

En mi vuelta a este tipo de eventos, me vi rodeado de antiguos amigos de la universidad, el insitituto y el ambiente musical. Como dijo un amigo cuando vio mis fotos en el Facebook: “Fer se ha ido de vacaciones al pasado”. El cartel acompañaba esa borrachera de nostalgia enfrentándome a grupos como Franz Ferdinand, Two Door Cinema Club, The Killers o Mando Diao, ídolos del moderneo durante mis años en la facultad y que, en su mayoría, nunca hasta ahora había tenido oportunidad de ver.

Jueves 28: Resurrección.

Nos liamos un poco con el tema de las pulseras y no llegamos a ver a Bala en el escenario pequeño, una lástima. Tras pillar los tokens y la obligatoria vuelta de reconocimiento, nos sentamos en el prado para ver a Agoraphobia en plan relax. Dieron un concierto muy enérgico y a un volumen absurdamente alto, como tiene que ser. No paran de crecer y lo cierto es que es comprensible. Merecen la pena.

Triángulo de Amor Bizarro, foto de Arturo Coego.

Nos mudamos después al auditorio (el escenario grande) para ver a Triángulo de Amor Bizarro. Siempre me había preguntado cómo funcionaría un show de este grupo en un festival en espacio abierto, lejos del recogimiento y el “tribalismo” de las salas. La respuesta fue que no funciona. Triángulo no conectaron con el público y eso que yo estaba cerca. Lo suficiente como para leer “¡Estáis dormidos, hijos de puta!” en los labios del teclista cuando se adelantó a arengar al público. Yo no se lo tendría en cuenta. Esta banda es de estas que no entran fácil en una primera escucha. Es probable que no te enamoren en un concierto si te cogen por sorpresa porque estabas pillando sitio.

En cuanto a mí, me perdí mis 2 canciones favoritas: La primera porque justo me encontré con un colega y me estaba presentando a sus amigos y la segunda porque tuve que abandonar el foso a causa de que me meaba a nivel extremo. Este último acontecimiento fue clave en nuestra decisión de cambiar del tradicional kalimotxo a los chupitos de Jagermeister con el fin de minimizar el tránsito fisiológico. Contra todo pronóstico, no nos arrepentimos al día siguiente.

Foto de archivo.

Por tomarnos un descanso y pillar sitio para los Ferdinand, nos quedamos en el auditorio y pasamos de ir a Republica. Ignoro si fue una buena decisión porque no conozco al grupo.  El caso es que a penas una horita después, allí estaba uno de mis grupos fetiche, frente a mi, tras tantos años. Salieron, comenzaron a sonar los primeros acordes de “Do you want to” y cuando parecía que el auditorio iba a estallar… EL BAJONAZO. Estaban abriendo el concierto con uno de sus temas más míticos, pero lo tocaban de forma absurdamente ralentizada, como cuando en el YouTube le das a 0.5x para que parezca que el del vídeo va borracho.

Fue un mal comienzo que parecía premonitorio. Aunque las siguiente canciones estaban ya bien ejecutadas, algo fallaba ¿Donde estaban los Franz Ferdinand del puro nervio y energía? Y, a excepción de Kapranos ¿Donde quedó la cuidada estética que un día nos había inspirado a todos a recuperar el rollo “mod”? No me malinterpreteis, fue un buen concierto, la gente acompañó y sus temazos siguen siendo, efectivamente, temazos. Pero aquello estaba falto de alma, como si estuviesemos asistiendo al concierto de una banda tributo a Franz Ferdinand y no a los originales.

Con perdón por la ranciada, pero el tiempo no pasa en balde para nadie. Sacaron disco este año, pero llevaban 5 sin hacerlo y hay que retroceder a 2009 para recordar la última de sus canciones que alcanzó cierta fama. Me duele reconocerlo, pero a día de hoy han alcanzado lo que yo llamo la “fase orquesta” de los grupos de rock: Salen mecánicamente a tocar lo que todos queremos oir. En este caso, sus 3 primeros discos, que fueron la rehostia.

Muchas gracias, Franz Ferdinand, por acompañarme en años clave de mi vida y siempre estareis entre mis grupos favoritos pero por lo que se pudo ver en O Son do Camiño, vuestro tiempo ha pasado. Ojalá esté equivocado…

Franz Ferdinand, foto propia.

Nuestra idea, a continuación, era pillar algo de comer para ver a Rufus T. Firefly. No los conozco pero un grupo con nombre en referencia a Sopa de Ganso tiene todo mi respeto. Lamentablemente eran tales las colas que cuando conseguimos un burrito (bastante mierder, por Tutatis) ya teníamos que pirarnos al auditorio o íbamos a ver a a The Killers desde el quinto carallo.

Con la noche ya cerrada, luchábamos por mantener nuestro puesto en la multitud. Me sorprendió hasta cierto punto que la afluencia de gente fuese tan superior a la de Franz Ferdinand pues yo siempre había sido más de estos últimos y, la verdad, tenía bastante olvidados a The Killers. Craso error, tuve que admitir al final de la noche.

Brandon Flowers enloqueció a la gente con solo con su presencia al frente del escenario con su traje setentero y un símbolo de “macho” en el micrófono. Se ganó al público con su carisma y sus frases ensayadas en español: “Hola gallegos ¡Yo también soy un peregrino!” dijo, y joder, la verdad es que mola que se enteren de a dónde han ido a tocar y hagan el esfuerzo de currarse algo. Más si lo comparamos con la pereza de Alex Kapranos diciendo vagamente “Yeah, yeah, son do caminuou, wow, rock and roll.” entre canciones.

Comenzaron con un auténtico melocotonazo (visca el Fary) que, sin embargo, yo no había escuchado jamás ¿Como era posible? Pues porque es una canción nueva. Han sacado un nuevo álbum y el single (The Man) mola una tonelada. Estupenda señal.

The Killers, foto propia.

La gente comentaba que ni el bajista ni el guitarrista eran los de siempre. Lo cierto es que no los conozco, pero si así fue, la verdad es que ello no afectó al espectáculo. La voz de Flowers sonó, de principio a fin, como un trueno. Poder cantar tan bien de forma ininterrumpida no parecía ni posible. Genial también el coro y genial la puesta en escena, cañonazos de serpentina incluídos.

Se guardaban lo mejor para los bises. Tras la pausita de rigor, el líder de la banda regresó con un traje dorado brillante. Se permitió un momento de lucimiento ante el público, con los brazos extendidos, consciente de que lo estaba petando, como diciendo “Yo soy el rey de este monte”. Fue muy difícil mantener la integridad física cuando, finalmente, tocaron “Human”. Un concierto para el recuerdo y que me ha hecho interesarme por los nuevos trabajos de la banda. The Killers, para mí, han regresado de entre los muertos.

Sin tiempo a recuperarnos de esto, comenzó Carlos Sadness en el escenario pequeño. Su actitud me produce bastante rechazo y algunas de sus canciones eran en plan “Two Door Cinema Club wannabe” descarao. Creo que es un problema generacional porque público no le faltó y la mayoría eran bastante jóvenes. No me molesta, pero no me gusta.

Lost Frequencies, foto de O Son Do Camiño

La noche terminó con el Dj Lost Frequencies. Reconozco que no sé apreciar justamente el trabajo de estos artistas, así que me limitaré a decir que nos lo hizo pasar muy bien, que para el caso me parece la mejor crítica que le pueden hacer a uno.

Estábamos agotados, pero llenos de expectativas ante el fin de semana que nos esperaba.

Vaya por Dios, me he extendido demasiado y aún no he llegado al segundo día. Vamos a dejarlo por hoy y a ver si puedo publicar pronto la segunda parte ¡Un abrazo, amigos de Ostia un Lobby, y hasta pronto!

Este contenido no le importa a nadie


¡Muy buenas amigos de OstiaUnLobby!

De verdad, que poca vergüenza que tengo que vuelvo a escribiros sin incluir fotos de animes. Lo siento.

Sin embargo, creo que el post de hoy es, en cierta medida, terapéutico. El gran post de celebración del décimo aniversario de OstiaUnLobby me hizo reflexionar bastante sobre este blog, sobre quién soy y más importante, sobre como me percibo yo a mi mismo.

Escribir es algo mágico. De verdad. Es, de alguna forma, totalmente imposible de explicar: te vienen a la mente mil historias y debes encontrar, entre un millón de combinaciones, una forma de hacer que tus ideas le lleguen a un montón de personas ajenas a ti y que, a todas luces, no tienen porque pensar, sentir o conocer las mismas cosas que tú. Escribir es algo mágico. Puedes hacerle llegar un sentimiento o una idea a otra persona. Escribir es muy ilusionante. Pero en el camino he sufrido algún tipo de problema/bloqueo/daño y he sido incapaz de sentarme y ser capaz de “crear” sin imponerme frenos. De alguna forma perdí una capacidad que ha hecho OstiaUnLobby lo que es: Escribir con el corazón abierto y con una absoluta ilusión por compartir. Voy a contaros un poco este periplo por si alguno más siente lo mismo que yo y podemos ayudarnos mutuamente.

La historia es bastante poco interesante y por eso os la voy a contar: Este blog nació con muy poca vergüenza y mucha ilusión. Tengo posts absurdísimos en los que además de enorgullecerme de un estilo de escritura al nivel SMS, contaba cosas que, efectivamente, no le importaban a nadie. Pero era muy divertido. Mi nivel de auto exigencia era bastante bajo pero OstiaUnLobby, a cambio, me daba cantidad de momentos gloriosos y de la oportunidad de descubrir mucho más del mundo y de mi mismo al dejarme volcar lo que llevaba dentro. Este editor de posts tan cutre absolutamente sensacional que es WordPress, ha visto como he ido escribiendo y borrando una absurdísima cantidad de palabras. Rara vez no he aporreado las teclas de mi ordenador (o del ordenador de otros, según el nivel de calentón por escribir) sin tener esa emoción de compartir y, en muchas ocasiones, querer hacer reir o indignar según el contenido de ese artículo en cuestión. Recuerdo que en ocasiones, al irme por ahí, ya llevaba mi portail por si me golpeaba la inspiración. Si esto pudiera ser Age of Empires o algo así, sin duda sería la Edad de los Descubrimientos y la Ilusión.

Luego me metí en Periodismo y quise mejorar mi manera de escribir (non erache sen tempo). De alguna forma, redactar para un blog o hacer videos en yutuf, tenía mucho de mágico porque no solo implicaba compartir esta llama que descubrí con mis hermanos de blog en este espacio virtual, si no porque podría convertirse en mi manera de ganarme la vida. Mientras estudiaba, escribí aquí algunos posts que me robaron tiempo de estudio, algo que posiblemente perjudicó un poco mis notas aunque es cierto que aprobé todas a la primera (soy el puto amo, por supuesto). Durante este proceso, mi muy querida Verónica me inspiró para hacer un blog con un contenido algo más serio que versase sobre mi mayor pasión: Los videojuegos. No tardé en querer hacer algo más audiovisual, más acorde al medio en el que me movía. Y así empecé mi canal de Youtube, una aberración sin mucha coherencia pero que se hace quemando toneladas de pasión por los videojuegos.

Al poco de acabar la carrera, empecé a buscar trabajo. Mi CV se debió verdescartar en un porrón y medio de empresas. Huelga decir que el teléfono no sonó ni una sola vez. ¿Qué había hecho mal? Posiblemente, el problema es que no estaba yo al nivel que creía y por eso ninguna empresa se interesó por mi perfil a pesar de haberme presentado en algunos puestos en los que se pedía un periodista con alguna titulación en informática (más mi perfil imposible). Podéis imaginar la bajada de autoestima que padecí gracias a esta situación. Empecé a cuestionarme cada palabra que escribía y, al sentirme así, veía que todo lo que intentaba no era realmente espectacular e increíble. ¿Quién invertiría su tiempo en leer mi mierda? ¿Merecia la pena gastar un espacio en algún servidor con estas palabras? Así, poco a poco deje de escribir porque me llenaba de dudas y el proceso que antes me ayudaba a desconectar y a divertirme se convirtió en un ejercicio agónico que me apretaba sin piedad el cuello.

Paradójicamente, durante ese tiempo me dediqué en cuerpo y alma a hacer mierda en Youtube y la verdad es que lo considero como haber estado de fiesta durante toda la época universitaria. Podría decir que era como ir a tomar copas aunque incluso algunas veces me he tomado unas copas con gente por internet… Sí es brutal y abstracto, como mínimo. Hacer aquel contenido era increíblemente divertido y me impedía pensar en “lo otro” así que, mientras iba haciendo cosas cada vez más surreales, como estar 28 horas y media en directo ininterrumpido, intentaba huir de la ansiedad que me provocaba mi estado laboral. Y más con tanto videojuego y consola saliendo al mercado y no teniendo dinero para poder comprarlo.

Ahora estoy cortando aquellas ramas que me estaban atrapando y empiezo a ser capaz de moverme otra vez. ¿Y eso? Quizás una de las cosas que me hizo ver que OstiaUnLobby es necesario es ver la lamentable actualidad de nuestro país y ver que se está censurando sistemáticamente. Todos conocéis los casos en los que una obra de teatro, un chiste por twitter o un comentario estúpido en facebook han terminado en imputaciones. Esto no se puede consentir. Otra razón, aunque suene raro, fue agravio comparativo: He leido multitud de artículos en diferentes medios que dejaban muchísimo que desear ¿Por qué mis textos iban a ser peores que esos? ¿Bajo qué criterios? ¡¡Los cojones!! Por último, aunque no menos importante, gracias a unas conversaciones con mis hermanos de blog me han hecho abrir los ojos y darme cuenta de que el bloqueo que padecia era exclusivamente mio, no respondía a absolutamente nada que no fuera yo mismo paralizándome. ¿Sabéis el típico “tú eres tu peor enemigo”? Pues joder, es verdad, nadie odía tanto lo que escribo como yo mismo. Todas las veces que he borrado mis artículos pensando “es que tal o cual persona” pensarán… Pero eso era falso, era una voz en mi cabeza que pretendía hablar por otros. Al darme cuenta de esto, he sido capaz de romper algunos eslabones en esa cadena que estaba atando mi mente y ahora siento que puedo volver a enfrentarme a este editor de texto. Además ¿Y qué si a la gente no le gusta lo que escribo? Parte de la libertad de expresión es eso.

Os parecerá una estupidez que se puede resumir en un post de OstiaUnLobby o en un libro de autoayuda, pero darnos cuenta de qué nos frena y enfrentarnos a esto hace que seamos capaces de superar los obstáculos que nos ponemos. Es fácil perder la motivación de hacer las cosas que nos gustan, más si es algo creativo cuando el mundo se nos echa encima, pero aprender a ver el mundo desde otra perspectiva y apoyarnos en la gente que entiende lo que hacemos es fundamental. La calidad de lo que escribimos nace de uno, no se evalua en función el número de lectores.

En resumen, no es que todos tengamos las mismas vocaciones pero si compartís la de “crear contenido”, no os vengáis abajo por nada. Seguid haciendo eso que os divierte y os ilusiona y no os vendáis a valores que no os llenen. Sobre todo, nunca dejéis de hacer cosas por miedo, por temer si “triunfará”, por temer el “qué dirán” y, por encima de todo, por temer “si estaréis a la altura”. Nunca se sabe qué gran idea podría alegrarle el día a alguién.

-¿Ya puedes escribir a tu rollo, Javi? ¡Qué de puta madre! ¿Esto significa que vas a volver a escribir como antes?
-Molaría pero es que he vuelto al World of Warcraft…
-Eres un imbécil.
-Ya tio pero es que me quiero hacer una Draenei forjada por la luz Paladin, no jodas
-Ah, si es por eso vale que mola que te cagas, pero no te pongas a raidear, ¿eh?
-Noooo , hombre noo, claro (se pone a silbar y se aleja a paso rápido. Quizás podría decirse que lleva los dedos cruzados)
Ya desde lo lejos – ¿En serio? Te escribes un post de mierda solo para decir que has vuelto al puto WoW ¿EN SERIO?

Sed felices gente, vivid la vida a tope, como la silla feliz. Y no seáis como yo, que no os frene vuestra propia estupidez.

El juego de los absolutos


Muy buenas mis muy queridos lectores de OstiaUnLobby.

Una vez más os fallo gravemente al no traeros contenido mundano sobre los senos en 2D… Parece que últimamente este blog solo me incita a la reflexión y lo uso como via de escape para una serie de pensamientos que me veo en la total incapacidad de ordenar. Espero que vertiéndolos aquí y leyendo vuestras muy sesudas respuestas lleguemos a alguna conclusión.

Ayer mismo, me encontraba ejerciendo mis labores como novio modélico (es decir: escuchar a tu pareja) y Vero me planteó un pequeño dilema moral que estaba padeciendo. La historia se resume en que una empresa concreta, para poder vender en China, tiene que, por Ley, testar sus productos en animales. Es decir, esta empresa, aunque no hace test en animales, para vender en China los tiene que o sus productos no pueden llegar a las tiendas. “¿Qué opinas tú de que se prueben cosas en animales?”

Os dejo meditarlo durante unos segundos.

Supongo que habréis tenido una respuesta booleana, es decir o “Bien” (a favor) o “Mal” (en contra). “Bien” porque la ciencia ha progresado mucho gracias a inyectarle movidas a unas ratas blancas (como bien sabe cualquiera que haya visto películas sobre virus biológicos) y “Mal” porque joder, pobres bichos, nadie quiere que los animales sufran, no es en absoluto ético someter a nada ni a nadie a un sufrimiento innecesario.

Supongo que los pensamientos generales del público se habrán ido a estas dos ramas de manera inmediata: Blanco o negro. No os preocupéis, creo que esta reacción es la normal, de alguna manera se nos está programando para evitar la escala de grises (incluir un chiste sobre la represión franquista en España).
¿Cuánta gente, ante una pregunta tan directa, respondería “depende”? Creo que es posible que haya escenarios en los que el posible daño que le hagamos a los animales esté justificado si la ganancia es absoluta, como ocurre en el caso de la medicina. Claro que hay un infinito número de casos en los que testar (esta palabra existe?) productos en animales me parece un desproposito.

Aunque nos hemos centrado por el momento en un tema concreto, me gustaría que pensaséis en cualquier tema y vieráis si hay posiciones intermedias. No hace mucho que he empezado a leer “neutral” “tibio” y “equidistante” como un insulto en las Redes Sociales. No sé si el hecho de intentar acercar posturas y/o ser un pragmático me ha hecho ganarme la etiqueta de “falto de empatía” pero siento un inmobilismo absoluto en cuanto la forma de pensar de la gente y no creo que ninguna perspectiva sobre un tema sea acertada siempre al 100%.

¿Por qué es tan importante definir algo desde nuestra perspectiva y negarnos a cambiar de opinión, indistintamente de los argumentos? Lo mismo es una meada fuera de tiesto pero yo creo que es un claro ejemplo de La Sociedad Hashtag. Llevo una temporada dándome cuenta de que hay un pensamiento único en determinados grupos sociales. Me mola porque escribiendo esto parezco un puto loco que no sabe diferenciar entre psicologia y sociologia. ¿No os parece habitual ver que una persona descubre una ideologia y cambie no solo su forma de pensar, si no de vestir e incluso de interactuar con otros? Un comportamiento o actitud ya no se define por como es una persona si no que ahora la gente se identifica con los comportamientos que adopta. Es decir, en vez de ser algo por como son, ellos se comportan de una manera determinada para identificarse así. Simplificándolo, me adscribo a un hashtag y uso para guiar todas las decisiones de mi vida. Si solo fuera una mera cuestión de ideología podría aceptarlo, pero es que cambia radicalmente la forma en la que la gente vive… y es exactamente igual que otros que han elegido la misma opción.

Uno no tiene ideas y las pone en práctica. Parece que se adquiere a corrientes de pensamiento y adopta un estilo de vida perfectamente reglado. ¿La responsabilidad de tomar decisiones y enfrentar a las consecuencias es mucho mejor hacerlo si tenemos un grupo heterogeneo que piensa prácticamente igual? Viendo esto, yo me pregunto, ¿Es posible que nuestra sociedad actual esté tan carente de valores que necesite abrazar ideologias estúpidas?

Me asusta, con sinceridad, ver el nivel de absorción de personalidad que tiene Internet. En vez de permitirnos expresar como somos cada uno en realidad, parece que intenta, con complicados juegos de presión social y espirales de silencio, convertirnos a todos en exactamente lo mismo.

Vale, un montón de párrafos muy bonitos pero al final qué, ¿Está bien o no está bien testar movidas en animales?

Si al final, lo que importa es solo el resultado…